La Fatiga

Luego de realizar cualquier actividad, el organismo no está igual, se dice que esta con fatiga. Luego del descanso vuelve a la normalidad. Pero, cuando la fatiga es excesiva, el organismo no se recupera y el descanso no es reparador, se transforma en fatiga patológica.
Fatiga, desde el punto de vista práctico puede definirse como una reducción en la aptitud para trabajar, a causa de un esfuerzo anterior. Es muy difícil determinar la naturaleza de la fatiga, porque es probable, que la reducción en la aptitud para trabajar, esté causada por diversos cambios, desde químicos hasta psicológicos. Cuando la fatiga afecta al organismo en su totalidad, el problema es de naturaleza psicológica.
Existe un instrumento conocido con el nombre de ERGOGRAFO, creado por un sabio italiano, ANGELO MOSSO, que hace posible investigar la relación entre la fatiga y el trabajo y la ciencia que estudia estas cuestiones, se llama: ERGONOMIA o ciencia del trabajo.

Causas de La Fatiga:
Fatiga provocada por malas posiciones.   
Fatiga por exceso de esfuerzo físico.
Estático: quieto, durante mucho tiempo.
Dinámico: siempre en movimiento. 

Fatiga psicológica y fenómenos que se relacionan con ella:
Con el término fatiga psicológica, designamos los factores que causan disminución del trabajo. También suele conocerse como Fatiga Mental o padecer estados de Monotonía y Aburrimiento (efectos nocivos que aparecen con el trabajo repetitivo).
Los trabajos que se realizan en posición incómoda o inadecuada, también alteran el organismo. Los efectos físicos se notan sobre los músculos y las articulaciones.
Aunque algunas posiciones no impliquen grandes modificaciones en la posición de las articulaciones (permanecer quieto, mucho tiempo), obligan a contraer 1os músculos en forma continua, llegando a la fatiga más rápidamente.
La respuesta de los músculos ante la sobrecarga de trabajo, es el dolor muscular. La sobrecarga durante mucho tiempo va lastimando el tejido del músculo perdiendo así, su elasticidad normal; el tendón va perdiendo su estructura normal por falta de circulación sanguínea, haciéndose cada vez más sensible al esfuerzo; las articulaciones pierden el sostén adecuado; el tejido óseo (huesos), se degenera por la mala oxigenación y aparece la artrosis.
La artrosis se da en todos los huesos, pero en los de la columna, son en los que más se sufre el dolor

Medidas para adoptar, sugeridas por la Dirección Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo:
Adecuar el ritmo de trabajo a las posibilidades de los trabajadores, para disminuir la fatiga.
Establecer pausas que permitan el descanso del trabajador.
En tareas donde hay que repetir constantemente una operación y sobrecargamos alguna articulación, debemos pensar en la rotación de tareas.
Los puestos de trabajo deberían estar diseñados en forma tal que el trabajador no adopte posturas incomodas o inadecuadas.
Señalar (los pesos, tamaños y dimensiones de los materiales que el trabajador puede levantar.
Capacitar a las trabajadores para que levanten los objetos correctamente, adopten posturas y se movilicen en forma adecuada, para no resentir a su organismo.

Uso del teclado de computadoras:
Escribir en la computadora, puede ser un ejercicio de riesgo. La mala postura puede provocar un doloroso síndrome del túnel carpiano, una dolencia que afecta la muñeca, las manos y el antebrazo.
El uso del teclado de computadoras provoca una dolencia muy extendida. Los reflejos del monitor, también producen dolencias a los usuarios. 

El Síndrome del Túnel Carpiano:
Este doloroso síndrome, viene afectando a los trabajadores manuales desde hace más de 100 años. Sin embargo, solo cuando este padecimiento de la muñeca, mano y brazo, empezó a ensañarse con los periodistas, se convirtió en una dolencia laboral conocida. Se descubrió cuán extendida está, más allá de los límites de esa profesión. En los Estados Unidos, afecta a casi dos millones de trabajadores.
El pronóstico de su crecimiento no es nada alentador. Basta pensar que millones de niños crecen al lado de las computadoras y cada vez se utiliza más intensamente, en más trabajos. Hasta ahora, los expertos estiman que – en los Estados Unidos -, cinco de cada 100 personas, pueden desarrollar esta enfermedad
Este síndrome, que aflige a decenas de miles de trabajadores, reduciendo su  productividad y en algunos casos     bloqueando tenazmente la posibilidad de ganarse la vida, está considerado dentro del estrés repetitivo.

Por qué se origina:
La causa directa del malestar, es el aumento de presión sobre el nervio mediano del brazo, que está acompañado por nueve tendones y numerosos vasos sanguíneos. Todos pasan a través de un estrecho túnel en la muñeca, cerrado por los huesos y un ligamento, denominado túnel carpiano. Siendo su origen, los esfuerzos físicos repetidos. También se han registrado casos en que los tejidos que forman el túnel, se inflaman y comprimen el nervio, debido a un embarazo, enfermedades de la tiroides o a pastillas anticonceptivas.
Aunque no se lo identificaba como tal, ha sido una dolencia profesional relativamente común entre obreros, carniceros, albañiles, operadores de martillos hidráulicos, carpinteros, obreros de líneas de montajes, tapiceros y operadores de máquina de coser.
Más recientemente, comenzó esta dolencia a extenderse a los cajeros de supermercados que usan lectores ópticos. También, aunque en menor medida, se registró, entre odontólogos, pianistas y violinistas, tejedores, lanzadores de baseball y cajeros bancarios. Pero no aparecía en los periodistas, mientras trabajaban con máquinas de escribir.
Las malas posturas generan tensiones adicionales en brazos y muñeca

Los síntomas:
El primer síntoma, es una sensación de hormigueo y entumecimiento en los dedos, que progresa hasta causar dolores punzantes y debilidad en la mano y el brazo. En ciertos casos, la dolencia envía algunos signos de advertencia temprana: quien va sufriendo, comienza a despertarse de noche con dolores y hormigueos sobre la mano y el antebrazo. Sin embargo, los expertos explican que muy pocas veces se puede advertir a tiempo porque no tienen -aparentemente-relación con el trabajo realizado el día anterior.
Tal como ocurre en otras enfermedades, es fácil ignorar los primeros síntomas, hasta que se vuelvan tan graves que ya no es posible trabajar, ni hacer nada que requiera algún tipo de destreza o fuerza de manos.

Las soluciones:
 
Muchos pacientes-necesitan largos programas de rehabilitación y, en algunas oportunidades hasta cirugía, para a1iviar la presión sobre el nervio. Y si no se toman las medidas correctivas, en ciertos casos, los daños se vuelven permanentes e irreversibles.
Los terapeutas físicos y los expertos en Ergonometría no han desperdiciado el tiempo y, recomiendan alternativas ara tratar de evitarlo.
Primera sugerencia: comenzar por la postura. Sentarse con la espalda bien derecha jamás ha sido tan importante, ya que una mala posición, genera una tensión adicional sobre los brazos y muñecas. Los pies deben descansar derechos sobre el piso, los codos pegados al cuerpo, los antebrazos paralelos al escritorio, las muñecas rectas y sin estar apoyadas en nada, las manos deben formar una línea con el antebrazo. La pantalla de la computadora, debe estar preferentemente al nivel de los ojos. Si esto no es posible, en un ángulo no superior a 15 grados con relación a la cabeza. 
También es sumamente aconsejable, tomar frecuentes descansos en la tarea de escribir en la computadora: lo mínimo, es hacer una pausa de 15 minutos por cada dos horas frente al teclado. También es positivo pararse, caminar, estirar y hacerse masajes sobre la palma de la mano y sobre los dedos.
Para quienes también sufren problemas en la vista, producidos por los monitores, se recomienda reducir la luz que incide sobre la pantalla (usando filtros), amortiguar la luz ambiental, levantar los ojos del monitor y – algo simple pero efectivo- parpadear, con la mayor frecuencia posible.

La prevenci6n:

Para estar en forma, Houshang Serade, especializado en síndrome del tunel carpiano, en el Centro de Ciencias de la Salud de Oklahoma, sugiere estos ejercicios: 

1. Doblar la muñeca y los dedos hacia arriba, luego volver a enderezar tas muñecas y relajar los dedos.
2. Apretar ambos puños y doblar las muñecas
3. Finalmente, enderezar las muñecas y relajar los dedos.
4. Cada serie, debe hacerse contando hasta cinco. Repetirlas 10 veces.

Mantener un peso normal y hacer ejercicios, retrasa el deterioro de los nervios. Hay que evitar dormir con las muñecas torcidas o con la mano bajo la cabeza. Ambas posiciones generan presión sobre el nervio medio.

Las precauciones:
Pasar varias horas frente al monitor de una computadora, provoca la fatiga visual. Los ojos rojos, llorosos, un persistente dolor de cabeza, dificultad para enfocar la vista, si quien lo sufre pasa varias horas por día frente a una computadora, lo más posible es que se trate de molestias provocadas por el monitor. El Instituto Nacional de Seguridad y Peligros Ocupacionales de los Estados Unidos, afirman que un 88% de los trabajadores que pasan más de tres horas diarias frente a la P.C., sufre de vista fatigada.
El fenómeno es causado por el excesivo trabajo de los músculos oculares. La forma y el brillo de los monitores no le dan al ojo un buen punto de anclaje. Por eso, el ojo tiende a enfocarse en un-punto lejano, más cómodo, y allí entran a trabajar a destajo los músculos oculares. Este tira y afloje es el que causa los síntomas.


Leave a Reply