Aumentan los casos de lipoatrofia semicircular en oficinas de empresas españolas


BARCELONA. La española Gas Natural, cerró en marzo por dos días su sede de Barcelona al detectar una rara afección dermatológica en 150 de sus 1000 empleados.

A estos se les diagnosticó una enfermedad dermatológica denominada lipoatrofia semicircular,  que ocasiona una pérdida de tejido adiposo. A simple vista se observa una hendidura alargada en la piel, sin erosión, que no duele ni pica. No tiene tratamiento y en principio, desaparece cuando lo hacen las causas que la originan.

El pasado 18 de abril, se supo que otros 40 empleados de la empresa Aguas de Barcelona padecen la misma enfermedad y días atrás también se detectaron casos en La Caixa.

Según un especialista belga en salud laboral, que ha investigado esta extraña patología, Bart Curvers, dice que afecta especialmente a trabajadores de oficina.

lipoatrofia-semicircularDesde 1995 se han diagnosticado centenares de casos en distintas empresas europeas.

Aún no se conocen las causas exactas aunque como aclara Curvers en un artículo llamado “Lipoatrophia Semicircularis: a new office disease? 900 cases reported in Belgium” la mayoría de los expertos coinciden en que los campos electromagnéticos tienen mucho que ver con los síntomas de esta dolencia. Específicamente un exceso de electricidad estática en el ambiente de trabajo.

La lipoatrofia semicircular casi siempre aparece en las piernas. Las medidas adoptadas por Gas Natural consistieron en incrementar el número de tomas eléctricas de tierra, e instalar humidificadores para rebajar la sequedad del ambiente. También se han detectado casos en Países Bajos y Francia.

Dice Curvers en su ensayo que los empleados que dejaron de trabajar por haberse jubilado, volvieron a la normalidad 1 año después de abandonar el trabajo, sin que esta afección les haya dejado secuelas. También la enfermedad desapareció en aquellos que cambiaron de oficina dentro de la misma empresa o se fueron de la Compañía. Señala también que en el Banco donde el trabajaba que ocurrieron varios casos, en 1995 y tuvieron que mudar a 1100 personas a un nuevo edificio, equiparlo con nuevos muebles, cableado, teléfonos y renovar parte del equipamiento informático.

Además, en las dos últimas décadas cientos de sustancias peligrosas en el aire de las oficinas, entre los que destacan los compuestos orgánicos volátiles (COV), contaminan el aire. Maderas, pinturas, colas, pegamentos o disolventes pueden incorporan niveles mayores o menores de estos contaminantes. Oficinas atestadas de ordenadores, equipos e instalaciones eléctricas a veces mal situadas. Todo en recintos pequeños o inadecuados.

Estas dolencias se dan en un edificio enfermo, cuando las condiciones ambientales del lugar de trabajo perjudican la salud de los trabajadores.

La mayoría de los síntomas que se dan en edificios enfermos tiene que ver con sequedad ocular o nasal, presión de garganta, dificultad de concentración en el trabajo o cefaleas son algunos de los síntomas  que provoca esta mala gestión del ambiente laboral.

La Asociación Catalana de Empresas Especialistas en el Síndrome del Edificio Enfermo, promueve una iniciativa para que las oficinas se sometan a exámenes para disponer de un certificado de calidad del aire interior.

Los expertos en Telecomunicaciones apuntan también a un problema de electricidad estática, aunque no aseguran que ésta sea la causa de la enfermedad en las oficinas de Gas Natural.

Roser Llobet, del Colegio de Ingenieros Técnicos de Telecomunicaciones dice que “por muchas tomas de tierra que se coloquen” y pese a instalar humidificadores, “el material seguirá produciendo electricidad estática si no se cambia”. La mayoría de problemas derivados de elevados niveles de electricidad estática se dan porque el suelo es aislante. “Si ésta es la causa, lo deberían cambiar o limpiarlo con detergente antiestático”, señala. Esta experta admite que el aumento de humedad relativa soluciona gran parte de los problemas de electroestática, “pero no los elimina por completo”. Y añade que si se incrementa la humedad por encima del 45%-55% se puede generar corrosión, averías generalizadas y aparición de moho y gérmenes.

Gas Natural también fue demandada en 2001 por provocar legionella (estado gripal permanente que puede derivar en neumonía) producida por su torre de refrigeración en Barcelona.


Leave a Reply