¿Por qué nos falta motivación durante la pandemia global?

La psicoterapeuta Emma Cullinan asegura que muchas personas han perdido la motivación durante la pandemia global por el coronavirus. Dice que muchos jefes impiden que sus colaboradores trabajen adecuadamente pidiéndoles cosas cada 10 minutos, que se ha perdido el espíritu de equipo y mucho más.

La motivación viene tanto de dentro como de fuera de nosotros. La motivación extrínseca o externa es cuando nos vemos obligados a hacer algo por una recompensa, como por elogio, dinero o reconocimiento social, o por miedo al castigo. La motivación intrínseca o interna es cuando nos vemos obligados por cosas que son personalmente gratificantes, como aprender, satisfacer una curiosidad, interesarnos, resolver problemas o tener éxito.

¿Por qué baja la motivación cuando se trabaja desde casa?

Menos recompensas

En un estudio realizado en la Universidad Politécnica de Valencia sobre la motivación de los empleados, la investigadora principal Lourdes Canós-Darós concluyó: “La importancia de la política de recompensas en la motivación es notable”. En un entorno laboral, su lista de factores de motivación externos incluye el reconocimiento, la gestión del desempeño, la formación, la promoción, la comunicación y la creación de un entorno positivo. Muchas de estas recompensas están naturalmente ausentes o disminuidas si trabaja desde casa.

Falta de espíritu de equipo

Los compañeros de trabajo crean energía y establecen el listón en la oficina. Los compañeros también pueden crear un “efecto de contagio”. Si vemos que alguien más disfruta de algo que no nos gusta, puede ayudar a cambiar nuestra actitud hacia eso. Matemáticas, ¿alguien?

Esto es cierto para Andrew, que trabaja en ventas. “Cuando hay otras personas alrededor, hay una presión social para trabajar. Se siente como si lo estuvieran observando, lo cual es bueno. Muchos de mis amigos que trabajan desde casa solían ir a un café al trabajo, para tener esa sensación … si trabajas desde casa puedes empezar a postergar las cosas yendo a la cocina y limpiando la placa ”, dijo.

Microgestión

Algunos jefes luchan por administrar al personal de forma remota, a menudo cuando lo hacen por primera vez y en circunstancias difíciles. Esto puede hacer que los empleados se sientan desmotivados. “Mi jefe siempre me envía un mensaje a las 8 am preguntándome cuál es mi plan de trabajo para el día”, dijo Emily, que trabaja en TI. “Luego, envía correos electrónicos cada 10 minutos pidiéndome que haga cosas, lo que, irónicamente, me impide trabajar con eficacia y me atasca en las cosas”.
A pesar de necesitar estímulo externo, en realidad somos muy buenos conduciéndonos, según el experto en motivación, el Dr. Kou Murayama de la Universidad de Reading.

Aunque los incentivos extrínsecos sin duda juegan un papel importante en la configuración de nuestro comportamiento, los seres humanos están dotados de la notable capacidad de participar en una tarea sin tales incentivos, mediante recompensas intrínsecas autogeneradas.

Entonces, nuestra pérdida de motivación durante esta pandemia no se debe solo a la falta de estímulo externo debido a trabajar desde casa. Es algo más profundo.

¿Por qué podríamos empezar a perder la motivación durante una crisis mundial?

El coronavirus ha impactado nuestras vidas en todos los sentidos, desde la libertad de movimiento hasta la forma en que trabajamos. A continuación, se explica por qué el estrés y la ansiedad pueden afectar nuestra productividad:

Crisis de identidad

Un motivador interno importante es la necesidad de encontrar un significado a nuestras vidas, identificado por famosos psiquiatras y filósofos desde Viktor Frankl hasta León Tolstoi. El significado le da a nuestra vida un propósito, valores y un marco para vivir, y puede aumentar la autoestima.
Encontrar este significado nos ayuda a dar forma a nuestra identidad y, por lo tanto, el trabajo forma parte de ella, tanto en términos de lo que hacemos como de nuestra jerarquía. Amy , una chica sobresaliente en la escuela, una novedad en la universidad y un papel clave en una organización benéfica, ahora está sentada con indiferencia en su casa preocupándose por el futuro. ¿Quién es ella ahora cuando parece que sus logros se han ido? ¿Quién es usted como trabajador a domicilio? Estas preguntas pueden hacernos perder la motivación hacia las tareas que tenemos entre manos.

Ansiedad

No es de extrañar que las personas estén preocupadas por ellos mismos y sus seres queridos que contraen el virus Covid-19, y el futuro del mundo o sus trabajos. Esta ansiedad se presenta en dos formas principales: una respuesta a algo que realmente está sucediendo, como preocupaciones financieras debido a la reducción o pérdida de trabajo; o un ser querido enfermo. El otro tipo, la ansiedad patológica, es un miedo persistente a lo que pueda pasar, como preocuparnos por el impacto de la crisis del coronavirus en el mundo o en nuestras carreras.

Es difícil concentrarse en el trabajo cuando está abrumado por la ansiedad. También puede nublar su cerebro porque está relacionado con el miedo. Cuando su cuerpo detecta el peligro, entra en modo de lucha o huida y bombea adrenalina y noradrenalina, que le quitan energía a la parte de su cerebro que piensa lógicamente. Después de todo, no necesita la capacidad de compilar una hoja de cálculo si está siendo perseguido por un tigre. Tu cuerpo desvía inteligentemente tus energías a otra parte. Es lógico que esta sea una respuesta a corto plazo, razón por la cual la ansiedad a largo plazo puede ser agotadora y paralizante.

Falta de seguridad laboral y estancamiento

Si su trabajo está en juego, inicialmente puede esforzarse más para tratar de mantenerlo. Sin embargo, si la situación parece desesperada, eventualmente te rindes. Después de todo, ¿para qué estás trabajando? Y esta idea de perder su trabajo también puede provocarle ansiedad.

Además, la perspectiva de un ascenso es un motivador clave para muchos empleados. Los gerentes lo saben, pero la situación económica durante una crisis mundial hace que sea poco probable que alguien suba por la escalera.

Distracciones

Ya sea a través del aburrimiento o de nuestros motivadores intrínsecos (interés, curiosidad y realización personal), podemos distraernos con tareas y actividades como plantar semillas, hacer bricolaje, hacer rompecabezas y cocinar. Cuando estás en casa, especialmente en el encierro, también sentimos la necesidad de concentrarnos en nuestros “nidos”.

Fuente:
Why we lack motivation to work during a global pandemic

Referencias, créditos & citaciones APA: www.losrecursoshumanos.com. Portal especializado en temas de RRHH con más de 8000 artículos a la fecha. Título del artículo: "¿Por qué nos falta motivación durante la pandemia global?". Fecha de publicación: 14/11/2020. Autoría del contenido: LRH. Portal con artículos e información de actualidad sobre la gestión de RR.HH. en las organizaciones. En línea desde 2005 en forma ininterrumpida. Obtenido el 25/11/2020, desde la url: https://www.losrecursoshumanos.com/por-que-nos-falta-motivacion-durante-la-pandemia-global/

Responder