Opinión: trabajar y vivir mejor

por Gabriel Castañeda Santos. Subdelegado del Gobierno en Palencia

El autor defiende el Plan Concilia, elaborado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y que entrará en vigor el 1 de enero, y mantiene que la Administración Pública se convierte en una auténtica fábrica de derechos y oportunidades para los ciudadanos.

A lo largo de los últimos años hemos venido asistiendo a una reforma profunda de la Administración Pública española con distintos procesos de descentralización, modernización, mejora de los servicios y atención al ciudadano y, en definitiva, una Administración que responde a las demandas y exigencias de una sociedad moderna. En esta línea de actuación, se enmarca el Plan Concilia recientemente publicado que recoge situaciones que inciden directamente en la vida personal de los trabajadores al servicio de la Administración Pública para regularlas y ofrecer un abanico de soluciones que permitan una mejor convivencia entre el compromiso laboral y las responsabilidades familiares o privadas.
Las primeras características se refieren a que es un Plan negociado y acordado con los sindicatos que genera derechos y oportunidades para convertirse en un motor que impulse un cambio global en el resto de la sociedad. Afecta a más de 500.000 trabajadores de los que unos 2.400 prestan sus servicios en Palencia y aporta soluciones innovadoras a los nuevos problemas que están generando los recientes cambios en las estructuras familiares y sociales. No se trata de trabajar menos, sino de hacerlo mejor.
Un repaso a las medidas que se contienen en el Plan Concilia nos puede dar una visión acertada de las nuevas oportunidades de los trabajadores para conciliar sus obligaciones laborales con las responsabilidades familiares y objetivos personales sin que por ello se resienta el servicio público que prestan.
En cuanto al horario, se establece el límite máximo de la jornada en las 6 de la tarde en funcionarios de régimen ordinario, ampliándose el horario flexible para que exista un mayor margen de decisión de su propio horario laboral manteniendo el número de horas semanales trabajadas. La flexibilidad en el horario permitirá en mayor medida la asunción de responsabilidades familiares que se veían dificultadas por un horario rígido y obligatorio.
En los supuestos de mayor compromiso familiar, si no fuera suficiente la flexibilidad, se contemplan las situaciones de las familias monoparentales y las de cuidado de hijos, personas dependientes y familiares con enfermedades graves. En el primero de los casos se posibilita la petición de modificación del horario fijo en dos horas y en el segundo se amplia la reducción de la jornada a la existencia de hijos menores de 12 años y la flexibilidad de una hora en el horario fijo.
Una enfermedad grave supone la aparición de importantes problemas. Las medidas acordadas con los sindicatos reconocen el derecho a reducir en un 50 % la jornada laboral durante un mes sin reducción de salario en los casos de enfermedad muy grave de familiares en primer grado y se amplia la posibilidad de excedencia hasta los tres años.
La flexibilización del horario o su reducción no son por sí solas medidas suficientes para los supuestos de nacimiento y cuidado de los hijos, por lo que se adoptan medidas innovadoras como el permiso de paternidad de 10 días y cuatro semanas más de permiso materno si se opta por sustituir el de lactancia. A estas medidas cabe añadir la posibilidad de acumularlas al período de vacaciones, incluso cuando haya expirado el año natural.
Del ámbito general que puede abarcar las medidas explicadas se pasa a las situaciones mas concretas como la protección integral a las víctimas de la violencia de género o la fecundación asistida y las adopciones internacionales. En este último caso se otorga el derecho a un permiso de dos meses manteniendo las retribuciones básicas del empleado. La inclusión de este supuesto último califica el acuerdo adoptado por los sindicatos y la Administración del Estado ya que es notorio el auge que ha adquirido las adopciones internacionales y las enormes dificultades que existen para llevarlas a efecto compatibilizándolas con los puestos de trabajo.

Entrada en vigor

Estas medidas entran en vigor el próximo 1 de enero y están contempladas desde la igualdad entre hombres y mujeres aunque en la actualidad el 98% de los permisos de maternidad lo piden las madres y el 96% de las excedencias para cuidado de los hijos son también para las madres. Sin obviar que hoy el 50,3% de los empleados públicos son mujeres cuando apenas hace 15 años los hombres suponían el 64%.
Desde estas cifras las medidas adoptadas adquieren mayor valor que se ve corroborado con la opinión del 88% de los españoles que concede mucha o bastante importancia a un horario flexible de trabajo o la del 42,5% de las españolas que piensan que se tienen menos hijos de los que se desean por motivos laborales.
Una vez más la Administración Pública se convierte en una auténtica fábrica de derechos y oportunidades poniéndose a la cabeza de la sociedad analizando sus problemas y ofreciendo soluciones innovadoras que señalan el camino a seguir durante los próximos años.
La adopción de estas medidas por el resto de las administraciones públicas y por el tejido empresarial español será cuestión de tiempo mas o menos largo y de ello se verá beneficiada el conjunto de la sociedad.

Referencias, créditos & citaciones APA: www.losrecursoshumanos.com. Portal especializado en temas de RRHH con más de 8000 artículos a la fecha. Título del artículo: "Opinión: trabajar y vivir mejor". Fecha de publicación: 08/03/2008. Autoría del contenido: LosRecursosHumanos.com. Obtenido el 02/07/2022, desde la url: https://www.losrecursoshumanos.com/opinion-trabajar-y-vivir-mejor/

Responder