Grafología en la selección de personal

La aplicación de la técnica grafológica  en selección de personal está adquiriendo cada vez más aceptación en la empresa, como complemento a otros sistemas selectivos tradicionales, como puedan ser el currículum y la entrevista. Su ventaja: sin lugar a dudas, la rapidez. La sistemática grafológica aplicada en selección permite un criba rápida de currícula, o bien cartas de presentación, manuscritos, cuando estamos hablando de miles de ellos,  que sería imposible alcanzar mediante otras pruebas selectivas de descarte.

Partiendo de un perfil psicológico de la persona que buscamos para adecuar a un puesto, se elabora lo que llamamos un Profesiograma grafológico: Las características psicológicas, de carácter, de aptitudes y actitudes, que buscamos, se convierten en características grafológicas. Así se busca el perfil grafológico que necesitamos.

Hay que tener siempre en cuenta el puesto de trabajo que se desea cubrir. A saber: 

Si se trata de un trabajo con máquinas o  con personas.

Si se trata de un puesto directivo o subordinado.

Si se requiere disponibilidad para viajar.

Si se requiere determinada fuerza física o trabajar en una u otra postura.

Si es un puesto cara al público, como imagen de la empresa, o  no.

Si se va a valorar más la cantidad o la calidad del trabajo.

Datos estos, ya aparte de las funciones específicas a realizar en el puesto.

Vamos a ver ahora, los puestos fundamentales de trabajo que podemos encontrar en un organigrama empresarial, y deduciremos de ellos las características psicológicas y  las grafológicas de ellas derivadas, con el fin de trazar el perfil del profesional ideal para el puesto.
A la  hora de buscar un perfil profesional es indispensable saber si estamos buscando en él características de directivo o, por el contrario, de un puesto subordinado.

El perfil psicológico del directivo sería el siguiente:

Objetividad y  sentido de la justicia.

Dotes de mando

Inteligencia

Dinamismo.

Visión de futuro y capacidad de planificación.

Capacidad de comunicación.

Diplomacia.

Empatía. 

Ahora habría que convertir este perfil psicológico en un perfil grafológico: 

–   Grafología de la objetividad y el sentido de la justicia: márgenes ordenados, dirección recta de las líneas y verticalidad en las letras, travesaños de la t y la A centrados, tamaño normal, cohesión agrupada y firma centrada.

–   Grafología de las dotes de mando: escritura sobrealzada, mayúsculas grandes, barras de la t altas (aunque sin rebasar el palote), presión firme y más acentuada en los trazos verticales, escritura de la firma con mayor tamaño que el texto.

–   Grafología de la inteligencia: originalidad en la forma, escritura rápida, ligados frecuentes en zonas altas, presión firme, puntos de las ies en forma de acento o ligados a la letra siguiente.

–   Grafología del dinamismo: escritura rápida, inclinada hacia la derecha, ligada o agrupada, margen derecho pequeño o inexistente, presión firme, firma situada a la derecha del texto.

–    Grafología de la visión de futuro y la planificación: formas simplificadas, inclinación a la derecha, rapidez del trazo, margen derecho pequeño o inexistente, margen izquierdo grande o creciente, firma a la derecha del texto y rubricada antes que firmada.

–    Grafología de la capacidad comunicativa: óvalos ligeramente abiertos a la derecha, escritura inclinada a la derecha, ligada o agrupada, margen derecho pequeño.

–    Grafología de la diplomacia: escritura curva o con rasgos filiformes, óvalos cerrados, firma centrada e ilegible.

–    Grafología de la empatía: escritura curva, inclinación variable con oscilaciones, óvalos ligeramente abiertos a la derecha y firma a la derecha.

En cuanto a tipos temperamentales, la combinación adecuada para un puesto directivo sería:

– Bilioso sanguíneo
– Bilioso nervioso

El jefe o directivo requiere la sobriedad, firmeza y el carácter reflexivo y equilibrado del bilioso, si bien, dependiendo del cargo de jefatura, en algunos casos podría ser precisa la capacidad comunicativa, negociadora y conciliadora de un temperamento sanguíneo, o bien la adaptabilidad y sensibilidad del nervioso.

Después de analizar al jefe, detengámonos en los distintos puestos subordinados que podemos encontrar, generalmente, en un organigrama de empresa:

–  Comerciales

–  Administrativos

–  Técnicos

–  Creativos

1- Comerciales:

Perfil psicológico del comercial.

–          Dotes de comunicación: facilidad de palabra, buena dicción y capacidad para convencer, para llegar al otro y venderse como imagen de lo que representa.

–          Dinamismo: actividad, disposición para los viajes, para los continuos cambios, para afrontar retos.

–          Sociabilidad: facilidad de contacto suave, extroversión.

–          Iniciativa: visión y proyección de futuro,  creatividad para aportar ideas nuevas.

–          Inteligencia: buena memoria para rostros y nombres, claridad de ideas.

–          Ambición (aún moderada): ganas de subir, de superarse a sí mismo cada nuevo reto, espíritu competitivo.

–          Vitalidad: persona saludable, capaz de exponerse a constantes cambios consecuentes de viajes, como pueden ser la alimentación, climatologías, horarios, etc.

–          Grafología de las dotes de comunicación: óvalos ligeramente abiertos a la derecha, escritura inclinada a la derecha, ligada o agrupada, margen derecho pequeño.

–          Grafología del dinamismo: escritura rápida, inclinada hacia la derecha, ligada o agrupada, margen derecho pequeño o inexistente, presión firme, firma situada a la derecha del texto.

–          Grafología de la sociabilidad: escritura curvilínea con óvalos ligeramente abiertos a la derecha, inclinación a la derecha y margen derecho muy pequeño o ausente.

–          Grafología de la iniciativa: originalidad en la forma, inclinación a la derecha, cohesión agrupada o ligada, finales de letra prolongados.

–          Grafología de la inteligencia: originalidad en la forma, escritura rápida, ligados frecuentes en zonas altas, presión firme, puntos de las ies en forma de acento o ligados a la letra siguiente.

–          Grafología de la ambición:  tamaño grande, forma angulosa o semiangulosa, presión firme, pies o jambas prolongados.

–          Grafología de la vitalidad: presión normal o firme, ausente de debilitamientos, rotos o torsiones.

Si de temperamentos hablamos, las combinaciones idóneas para el comercial ideal serían:

Nervioso (extravertido) – Linfático

Sanguíneo – Linfático

El carácter carismático del sanguíneo y la sensibilidad y capacidad de contacto del nervioso (en su faceta extravertida), unidas a la  constancia  y perseverancia del linfático, constituyen la imagen del profesional de ventas. Tal vez la primera combinación sería más adecuada para el comercial independiente, que trabaja con autonomía, y la segunda, se adecuaría más al ejercicio de un trabajo en equipo. 

2- Administrativos: 

Perfil psicológico del administrativo:

–          Capacidad de orden y organización.

–          Inteligencia.

–          Constancia y regularidad en el trabajo.

–          Agilidad mental.

–          Visión de futuro. Planificación.

–          Capacidad de análisis.

–          Facilidad de relación y negociación.

Profesiograma grafológico del administrativo:

–          Grafología del orden: Buena impresión de conjunto, legibilidad, escritura limpia de  forma redondeada, márgenes ordenados.

–          Grafología de la inteligencia: originalidad en la forma, escritura rápida, ligados frecuentes en zonas altas, presión firme, puntos de las ies en forma de acento o ligados a la letra siguiente.

–          Grafología de la constancia: formas cuidadas, escritura pausada, presión firme; en general, regularidad dentro de todos los ordenes gráficos.

–          Grafología de la agilidad mental: formas simplificadas, escritura rápida, cohesión ligada. Suelen aparecer ligados en la zona alta  y puntos de las ies en forma de acento.

–          Grafología de la visión de futuro y la planificación: formas simplificadas, inclinación a la derecha, rapidez del trazo, margen derecho pequeño o inexistente, margen izquierdo grande o creciente, firma a la derecha del texto y rubricada antes que firmada.

–          Grafología de la capacidad analítica: tamaño pequeño, en ocasiones decreciente, formas simplificadas, presión firme.

–          Grafología de la disposición a las relaciones y a la negociación:  formas curvas, inclinación a la derecha, óvalos abiertos hacia la derecha y finales de letra proyectados también a la derecha, margen derecho pequeño o ausente.

Las combinaciones temperamentales idóneas para los puestos administrativos son:

Nervioso – Linfático

Bilioso – Linfático

Linfático – Bilioso

El complemento linfático favorece en el área administrativa dada su adaptación a la rutina, a los horarios, y a su carácter acomodaticio que garantizan una  continuidad en el trabajo.

Dependiendo del puesto de que se trate, será preferible una gestión administrativa más variada o dinámica, o una gestión más monótona. Para el primer caso es preferible la primera de las combinaciones señaladas, nervioso – linfático, dado que el tipo nervioso añade el componente dinámico; y para el segundo caso, se preferirá la combinación bilioso – linfático, más propio para tareas continuas y rutinarias.

Es preciso señalar que la combinación bilioso – linfático, con dominante bilioso, es más apropiada para puestos con posibilidades de promoción, y en cambio, la constituida por linfático – bilioso, con dominante linfático, es más propicia para puestos estáticos, dado el carácter acomodaticio del tipo linfático. 

3- Técnicos:

Perfil psicológico del técnico:

–          Capacidad de planificación: en producción es fundamental el cumplimiento de plazos. Realizar las tareas en el tiempo precisado necesita de una planificación y capacidad de organización estrictas

–          Dotes de observación: capacidad de ver el detalle.

–          Creatividad: imaginación para aportar nuevas ideas al producto.

–          Constancia: perseverancia en la realización de la tarea.

–          Precisión: capacidad de ir al detalle. Perfeccionismo.

–          Iniciativa y decisión: facilidad para encontrar soluciones a problemas que se originen sobre la marcha. Improvisación.

Profesiograma grafológico del técnico:

–          Grafología la planificación: formas simplificadas, inclinación a la derecha, rapidez del trazo, margen derecho pequeño o inexistente, margen izquierdo grande o creciente, firma a la derecha del texto y rubricada antes que firmada.

–          Grafología de las dotes de observación: tamaño pequeño, en ocasiones decreciente, formas simplificadas, velocidad pausada o lenta,  presión firme, puntos de las ies situados de forma precisa sobre el palote.

–          Grafología de la creatividad: escritura personalizada y curvilínea, bucles y sobrealzados en  crestas o hampas de la d, ligados en la zona alta, presión ligera.

–          Grafología de la constancia: formas cuidadas, escritura pausada, presión firme; en general, regularidad dentro de todos los ordenes gráficos.

–          Grafología de la precisión: tamaño pequeño, formas simplificadas, presión firme, velocidad pausada o lenta, puntos de las ies situados adecuadamente sobre el palote, orden en general.

–          Grafología de la iniciativa: originalidad en la forma, inclinación a la derecha, cohesión agrupada o ligada, finales de letra prolongados.

Las preferencias temperamentales para el área técnica o de producción son las siguientes:

Bilioso – Sanguíneo 

Bilioso – Nervioso

Bilioso – Linfático

Como vemos es esencial en puestos técnicos el equilibrio, la sobriedad y la precisión del tipo bilioso, sea cual sea el subdominante, y dependiendo éste del tipo de puesto al que queramos adaptarnos.

4- Creativos:

Perfil psicológico del creativo:

–          Creatividad: a diferencia del administrativo y el técnico, el creativo no admite rutinas ni sometimiento a horarios, sino exige libertad para dejar volar su imaginación y para dejar entrar a la inspiración de la mente.

–          Iniciativa y decisión.

–          Dotes de observación.

–          Agilidad mental.

–          Apertura de criterios.

Profesiograma grafológico del creativo:

–          Grafología de la creatividad: escritura personalizada y curvilínea, bucles y sobrealzados en  crestas o hampas de la d, ligados en la zona alta, presión ligera.

–          Grafología de la iniciativa y decisión: originalidad en la forma, inclinación a la derecha, cohesión agrupada o ligada, finales de letra prolongados.

–          Grafología de las dotes de observación: tamaño pequeño, en ocasiones decreciente, formas simplificadas, velocidad pausada o lenta,  presión firme, puntos de las ies situados de forma precisa sobre el palote.

–          Grafología de la agilidad mental: formas simplificadas, escritura rápida, cohesión ligada. Suelen aparecer ligados en la zona alta  y puntos de las ies en forma de acento.

–          Grafología de la apertura de criterios: escritura curvilínea, vertical o ligeramente inclinada a la derecha, con óvalos abiertos hacia la zona derecha.

Las combinaciones temperamentales adecuadas para áreas creativas, como pueden ser publicidad o marketing, son las siguientes:  

Nervioso (extravertido) – Sanguíneo

Nervioso (extravertido) – Bilioso


En esta área es indispensable contar con la sensibilidad, intuición, creatividad y dinamismo del tipo nervioso, bien con un subdominante sanguíneo para puestos que exijan un cierto nivel de contacto social o negociación, bien con un complemento bilioso para los publicistas bohemios e independientes.

Referencias, créditos & citaciones APA: www.losrecursoshumanos.com. Portal especializado en temas de RRHH con más de 8000 artículos a la fecha. Título del artículo: "Grafología en la selección de personal". Fecha de publicación: 14/03/2008. Autoría del contenido: LosRecursosHumanos.com. Obtenido el 15/08/2022, desde la url: https://www.losrecursoshumanos.com/grafologia-en-la-seleccion-de-personal/

Responder