Fuga de talentos en México

Actualmente se está produciendo una intensa demanda mundial de talentos, lo queintensifica la migración de científicos especializados en respuesta a nuevas oportunidades. Son los países más desarrollados los que producen la demanda y se transforman en enormes imanes que atraen especialistas capacitados para aplicar los conocimientos en nuevas ideas y productos.
En México según informes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) el año pasado fueron 130 mil los científicos  que abandonaron el territorio buscando mejores oportunidades.
Se estima que de los 11 millones de mexicanos mayores de 15 años que vivian en el 2009 en EEUU, 442 mil tenían licenciatura y  110 mil tenían maestría y doctorado.
Según estudios realizados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) México pierde 900 millones de pesos anuales en fuga de cerebros. Cada científico que se va del país, le cuesta  45 mil pesos por año. El Conacyt actualmente financia los estudios de posgrado de 36 mil estudiantes de maestría y doctorado.
Los registros de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación las Ciencias y la Cultura (Unesco), sostienen que son 20 mil las personas que por año dejan el país teniendo al menos una licenciatura, lo que significa un aumento significativo comparándolo con los años de la última década.
Según lo reveló el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para el 2009, de cada 100 jóvenes que salían de México para realizar estudios de educación superior en el extranjero, 30 no volvían. Estos índices ubican al país en el lugar 32 al medir la fuga de cerebros en el mundo. Los datos muestran que desde que este consejo inició el programa de becas en el año 1971, hasta el 2007 México perdió más de 2 mil 100 científicos y una inversión cercana a los mil 140 millones de pesos, ya que cada uno le costó al país aproximadamente 225 mil pesos anuales  durante un promedio de tres años.
De acuerdo a la OCDE y la Subsecretaría de Educación Superior, la fuga de cerebros en Mexico se duplicó entre el 2004 y 2010 . Mientras en el 2005 había 411 mil científicos mexicanos trabajando en EEUU para el 2010 la cifra se elevó a más de un millón.
Entre las razones más frecuentes citadas por los profesionales a la hora de dejar el país, según Camelia Tigau, integrante del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM,  se encuentran  la violencia, el narcotráfico y secuestro, la pobreza, los sueldos bajos, la falta de políticas fiscales y apoyo a la investigación, el desempleo, la desigualdad, la carencia del sistema de seguridad social y la discriminación laboral por edad.
Un grupo de especialistas y representantes de la UNAM y Conacyt en una conferencia “La migración de las neuronas” desarrollada en el 2007 consideraron que “la migración de talentos debería matizar con humanismo la movilidad laboral” e hicieron referencia a la importancia de que los nuevos talentos tengan la oportunidad de vivir en otros países y conocer otras costumbres, remarcando la necesidad de que vuelvan y no se caiga en una fuga cerebral.
Alenjandro Mungaray director adjunto de grupos y cambios  del Conacyt, afirmó que se están tomando medidas para repatriar talentos, como proporcionar becas dentro del país y con más facilidades, explicó que se trata de retener a los mejores especialistas a través de comités científicos. Además el organismo redujo las becas al extranjero e implementó programas de repatriación de investigadores de otros países ofreciéndoles mejores salarios.
El reto de este organismo para los próximos años consiste en alentar la producción de conocimientos científico  e innovación dentro de México.
Jaime Martuscelli, coordinador de asesores de rectoría de la UNAM, considera que lo importante es reconstruir el marco para poder desarrollar actividades científicas en México. Y afirmó que el gasto federal en ciencia y tecnología descendió en los últimos seis años, pasó del 0.42 % al 0.33% del PBI, mientras que la recomendación internacional sugiere una inversión del  1%.
A fines del 2010 el Director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Juan Carlos Romero Hicks informó que la fuga de cerebros se frenó y estimó que el 80% de los estudiantes que se fueron a otros países con becas, pagadas con dinero público mexicano para esa fecha estaban regresando.
Según informes del exgobernador de Guanajuato son 33 mil los estudiantes de maestría en ciencias y doctorado apoyados por Conacyt que se preparan en el extranjero, de los cuales la mayor parte se han incorporado al Sistema Nacional de Investigadores que creció de 8 mil a 16 mil miembros en la última década.
Las experiencias personales como la de Héctor Gutiérrez, doctor en ciencias Biomédicas de la UNAM, que se fue con una maestría posdoctoral por dos años al Reino Unido,  demuestran que los especialistas muchas veces se van por un par de años, y por falta de oportunidades no pueden volver. Gutiérrez considera que los científicos mexicanos no están contentos con estar en el extranjero ganando el doble, y que se está produciendo un cambio en donde algunos empiezan a volver.
La doctora Sara Luz Morales, académica del Instituto de Fisiología Celular, trabaja en un investigación sobre detección del cáncer y considera que quisiera estar investigando en su país pero dice que  no hay oportunidades porque no se cuenta con los recursos necesarios.
En este contexto de pérdida local de talentos se produce otro fenómeno opuesto; la llegada al país de profesionales especializados, quienes con una mejor calificación quienes desplazan a los profesionales mexicanos; se trata puntualmente del caso de los ingenieros.
A fines de los noventa comenzó a visualizarse este fenómeno que llevó al país alrededor de 7 mil ingenieros civiles de diferentes países, especialmente de España, Alemania, Bélgica, China y Estados Unidos. Llegaron con las empresas ganadoras de licitaciones de obras públicas. Se estima que en el 2010 cuatro de cada diez ingenieros son extranjeros, generalmente trabajan en proyectos integrales de una sola empresa y en las industria eléctrica y petrolera.
 

Leave a Reply