El “síndrome del ratón” sigue cobrándose víctimas


En Europa, el 46 % de los problemas de salud relacionados con el trabajo se deben al uso del mouse que afecta el túnel carpiano.
El uso intensivo de la computadora en el trabajo, en los estudios o en el ocio está afectando cada día a más personas, y no sólo con problemas oftalmológicos. El “síndrome del ratón”, como se denomina a las afecciones del túnel carpiano, causan en Europa el 46 % del total de las enfermedades directamente relacionadas con el trabajo (no hay datos sobre Argentina).

sindrome-del-ratonEn el siglo XIX, las malas posturas y movimientos afectaron a los telegrafistas, y en la actualidad son los que se sientan frente a la computadora los que padecen el “síndrome del ratón”, llamado así por el uso del mouse, que afecta justamente la cara posterior de la muñeca. Desde hace pocos años, las bajas causadas por movimientos repetitivos en el área laboral han aumentado drásticamente.
Estos problemas, a los que se les llama desórdenes de trauma acumulativo (CTD), se producen de manera alarmante en todo tipo de lugares de trabajo, desde plantas de empaquetado de carne hasta en rotativas de diarios, informó el sitio “Terra”.

Según las últimas estadísticas en esta materia, los desórdenes asociados a traumas repetidos representan alrededor del 46 % de todas las enfermedades ocupacionales, y cuestan a las empresas europeas alrededor de 800 millones de euros. Entre ellas, las bajas más frecuentes son causadas por el “síndrome del túnel carpiano”.

El “síndrome del túnel carpiano” (STC) es una patología que afecta la mano, provocada por una presión sobre el nervio mediano a nivel de la muñeca. Esto produce síntomas como adormecimiento y hormigueos en la mano (especialmente en los dedos pulgar, índice y anular). Puede existir dolor, que se limita a la mano y a la muñeca, pero que en algunas ocasiones se irradia hacia el antebrazo.

El STC con frecuencia despierta al paciente por la noche, y los síntomas pueden aparecer con actividades como conducir un vehículo, escribir, manejar prolongadamente un ratón u otros esfuerzos que suponen una utilización significativa de la mano. En el “síndrome avanzado”, puede producirse una pérdida de fuerza y una disminución de la masa muscular en la base del pulgar.

Consejos para no padecer el Síndrome del Túner Carpiano
1.- Estire el brazo derecho al frente, paralelo al suelo. Utilizando la mano izquierda, sostenga la punta de los dedos de su mano derecha y apriételos ligeramente hacia atrás en dirección a su rostro. Mantenga el estiramiento durante 10 segundos. Realice una serie de 10. Repita con la otra mano.

2.- Ubíquese de pie y recto frente a un espejo. Una las manos a la altura del pecho, como si estuviera rezando. Mantenga planas las manos y presione una palma contra la otra. Para un mayor estiramiento, baje las palmas pero mantenga los codos en su lugar. Mantenga el estiramiento durante 20 segundos. Realice una serie de 10.

3.- Maniobra Phalen inversa: de pie, con los brazos paralelos al suelo. Una la parte superior de las manos, con los dedos apuntando al suelo. Eleve las muñecas tratando de mantener unidas las manos. Mantenga el estiramiento por espacio de 10 segundos. Haga el ejercicio cinco veces.


Leave a Reply