Diferencia entre trabajo, carrera y vocación

Un trabajo es algo a corto plazo que se resumen en una serie de tareas dentro de una rutina que realizamos con el fin de lograr una compensación. A menudo oímos la frase este es un “trabajo sin salida” cuando la gente habla de su trabajo. Las personas que trabajan sólo por dinero a la larga sienten que han sido traicionadas. La compensación por la realización de un trabajo puede ser económica, emocional, espiritual o psicológica. Las amas de casa realizan un trabajo a diario para su casa y la compensación no es simplemente económica. Una persona puede trabajar 4 horas en el jardín de su casa con el objetivo de tener un jardín bien cuidado y no necesariamente la compensación es económica. El trabajo es la puesta en marcha de las capacidades humanas con el fin de lograr uno o varios objetivos.

Lo médicos de zonas rurales apartadas de la ciudad realizan un gran trabajo y el dinero no necesariamente es su aliciente.

Una carrera es un proyecto de índole profesional (puede ser política también) con metas a largo plazo que involucra muchísima formación especializada y trabajo duro, gracias a la cual se obtiene un reconocimiento en determinado ámbito. Lo curioso de las carreras es que a menudo se discuten de manera negativa. La gran mayoría de las personas no se detiene a pensar en su carrera y en el rumbo que desea imprimirle a ésta. Las carreras pueden proporcionar los medios monetarios para obtener posesiones materiales y a veces se da la contradicción que por aceptar un empleo de determinado podemos perjudicar nuestra carrera. ¿Cuanto más dinero se gane significa una persona mejora en su carrera? ¿O las buenas carreras profesionales se miden mediante otros parámetros, como pueden ser la experiencia, el desarrollo y difusión del conocimiento, las habilidades de negociación, comunicación, resolución de problemas, fidelidad, lealtad, ética profesional?. El dinero compra objetos materiales, viajes, estatus económico, pero la carrera bien llevada puede ser un camino hacia más lugares que incluso el dinero no puede comprar. ¿El prestigio profesional, el poder, el desarrollo de las virtudes, los valores morales, el reconocimiento de los profesionales es más importante que lo que puede comprar el dinero? Los beneficios de poder ayudar a los demás a construir una sociedad un poco más sana se puede hacer únicamente a través de la carrera profesional bien lograda. Cada graduado universitario o cada trabajador debe plantearse alguna vez si desea tener una buena carrera laboral o simplemente utilizar su formación para conseguir la mayor cantidad de dinero.

La vocación por su parte, es un llamado, es algo superior a lo que todos debemos aspirar. Una vocación es similar a una carrera, pero es más a nivel espiritual y tiene que ver con la misión que todos tenemos en la vida. También obtenemos profunda satisfacción y plenitud a través de nuestra vocación. La gente trata de separar su vocación de su vida personal. Sin embargo, cuando la gente nos pregunta acerca de nosotros mismos, nuestras vocaciones son generalmente una gran parte de cómo explicamos quiénes somos. Así que no sólo ganamos dinero para obtener posesiones materiales, sino también aquellos afortunados que han encontrado sus vocaciones dentro de sus obligaciones laborales disfrutan muchísimo de su trabajo. Cuando la gente pregunta: “¿Quién eres?”, puedes responder que tu trabajo es lo que eres. El encuentro diario con nuestra vocación nos da profunda satisfacción, plenitud y felicidad.

Leave a Reply