Chile: Adecco cambia gerente y estructura de propiedad

En una medida que sorprendió a los inversionistas, el director ejecutivo de Adecco, la empresa de empleo y recursos humanos más grande del mundo, Jérôme Caille, se vio forzado a renunciar ayer al cargo, lo que impulsó las acciones de la compañía a su máximo en un año y medio, pocos días después que la empresa desilusionara al mercado con sus últimos resultados trimestrales. El ejecutivo fue reemplazado inmediatamente por el multimillonario Klaus Jacobs, principal accionista del grupo.
Jacobs, hasta ayer co-presidente del directorio, fue nombrado director ejecutivo interino y único presidente. El empresario alemán adquirió US$ 1.000 millones de la participación de su socio francés Philippe Forel-Destezet, ambos claves en la creación de Adecco en 1996 – entre los dos controlaban cerca del 35% de la firma. Así, Jacobs se queda con el 29% de la empresa, consolidando su control sobre el grupo.
El sacudón administrativo ocurre luego de un año de críticas del mercado y sólo seis días después que Adecco diera a conocer un débil desempeño durante el tercer trimestre en comparación con sus rivales Manpower y Vedior.
Adecco sufrió bajas en sus márgenes en Francia, su mercado más grande. Las presiones a los precios de un mercado cada vez más competitivo y su exposición a la complicada industria automotriz gala, forzó al grupo a abandonar sus metas de margen bruto en agosto.
La salida de Caille, de 38 años, del grupo de servicios de empleo suizo no es del todo sorprendente, debido a su deficiente desempeño operacional, particularmente en Francia. Amigo cercano de Foriel-Destezet, la imagen del ex ejecutivo resultó gravemente perjudicada en 2004 cuando Adecco inició una investigación a sus actividades en Estados Unidos, tras la filtración de una serie de errores de contabilidad que retrasaron la publicación de sus resultados de 2003 y provocó una crisis entre los inversionistas, además de una baja en el precio de sus acciones de la cual todavía no se recupera.
Caille se mantuvo el cargo ya que durante la reunión anual de accionistas en el verano (boreal) de 2004, el entonces presidente del directorio y ex director ejecutivo, John Bowmer, fue responsabilizado del problema.

Responder