Chatear en el trabajo no es delito

Muchos se dedican a usar el Messenger en la oficina. No es causal de despido, a menos que una cláusula del contrato especifique el uso de las herramientas de trabajo.
Colgada del chat. Así la veían sus jefes en horario de trabajo. Se quejaban porque estaba todo el día pegada al Messenger y eso le restaba tiempo en la oficina.
Con ese argumento, una empresa argentina despidió a una empleada sin indemnizarla, pero ahora la justicia laboral sentenció que el chateo en horario de trabajo no es causal de despido y que deben indemnizar a la trabajadora.
El fallo tiene trascendencia en el mundo empresarial si se tiene en cuenta que de los 10 millones de usuarios de internet en la Argentina, el 51% de los que se conectan a la red en horario de trabajo chatea, según un estudio de la consultora especializada en investigación y análisis de mercado de tecnologías y comunicaciones Prince and Cooke, al que accedió el diario "La Nación" de Buenos Aires.

En Chile

En nuestro país, el uso del "chat" o Messenger (la mayoría usa MSN Messenger) en el trabajo no está legislado.

Erika Flores, abogada del Departamento Judicial de la Dirección del Trabajo, señala que en este sentido "se interponen dos derechos, el de propiedad (de la empresa) y el de la privacidad (para el trabajador), lo que hace que cada caso laboral de este tipo sea particular".
Lo que sí está claro, afirma la abogada, es que si se despide a un empleado por esta causal, en alguna cláusula del contrato se debe especificar un acuerdo acerca del uso de las herramientas de trabajo de la empresa, como el computador, la internet y el mail.
Un gerente de Recursos Humanos de una importante empresa chilena afirmó que en los contratos de trabajo actualmente vigentes existe una obligación del empleado en cuanto a no utilizar activos de la empresa en beneficio propio y que se podría aplicar a este caso: "Abstenerse de utilizar, en beneficio propio o de terceros, los materiales, equipos, sistemas e instalaciones o cualquier otro activo con que cuenta la empresa".
En la práctica, "si un empleado se pasa el día chateando y por ello no cumple con las tareas asignadas o con las obligaciones de su cargo, será ese motivo (el incumplimiento) el que se usará para amonestarlo o eventualmente desvincularlo", comenta el ejecutivo.
Es algo similar a leer libros o revistas en su lugar de trabajo, o pasarse el día hablando de temas personales por teléfono o navegando por sitios que no van a aportar nada a la labor para la cual uno ha sido contratado.

Ventajas y desventajas

Muchas compañías dictan una norma interna con políticas sobre el uso de internet, donde se advierte sobre el chateo. Importantes empresas estadounidenses, como General Electric o Global Crossing, el banco holandés ABN Amro y otras firmas no dejan que sus trabajadores descarguen programas de mensajería instantánea, como MSN Messenger, por el peligro de propagar virus o porque podría significar entregar acceso a información confidencial.
Otras ven en este servicio una ventaja. Osvaldo Barbosa de Oliveira, director regional de MSN Latinoamérica, dice que "MSN Messenger puede considerarse como una herramienta de trabajo ya que permite agilizar procesos y optimizar comunicaciones, siendo especialmente útil para empresas que están dispersas geográficamente".
Un estudio realizado en EE.UU. por MSN Messenger y la consultora Harris Interactive arrojó como resultado que el 25% de los encuestados que usaba mensajería instantánea aseguró que no podría realizar su trabajo sin su ayuda, en tanto que el 57% de estas personas dijeron que sus empleadores no les imponen mayores restricciones para su uso.

Excesivo

El caso que desencadenó la controversia en Argentina fue el de Giselle Gelonch, que fue despedida de la firma Carda S.A. por considerar que realizaba un uso "excesivo" y "abusivo" del chat.
Giselle Gelonch argumentó que el uso de Messenger no estaba prohibido en la empresa e incluso así su uso excesivo no constituía una injuria laboral como para justificar el despido.
A pesar de que en primera instancia se tuvo por probado que la empleada usaba el sistema en forma "inapropiada", no se consideró que lo hiciera de manera excesiva y abusiva, como había argumentado la jefa de personal. Además, los jueces entendieron que el sistema instalado en el computador de la empleada podía ser utilizado por otros trabajadores, al menos, en la hora del almuerzo. La Justicia dictaminó que no correspondía despedir sin causa a la empleada porque, por la misma falta, a otro trabajador se lo había suspendido y no despedido.

Mensajeros

En nuestro país, el primer programa de mensajería instantánea que se usó masivamente fue ICQ, un software diseñado por un grupo de desarrolladores israelíes y que después fue adquirido en una suma millonaria por America Online (AOL). Hoy, lejos, el software más popular es MSN Messenger, aunque algunos usan Yahoo! Messenger y también existe Google Talk.

Responder

Chatear en el trabajo no es delito

Muchos se dedican a usar el Messenger en la oficina. No es causal de despido, a menos que una cláusula del contrato especifique el uso de las herramientas de trabajo.
Colgada del chat. Así la veían sus jefes en horario de trabajo. Se quejaban porque estaba todo el día pegada al Messenger y eso le restaba tiempo en la oficina.
Con ese argumento, una empresa argentina despidió a una empleada sin indemnizarla, pero ahora la justicia laboral sentenció que el chateo en horario de trabajo no es causal de despido y que deben indemnizar a la trabajadora.
El fallo tiene trascendencia en el mundo empresarial si se tiene en cuenta que de los 10 millones de usuarios de internet en la Argentina, el 51% de los que se conectan a la red en horario de trabajo chatea, según un estudio de la consultora especializada en investigación y análisis de mercado de tecnologías y comunicaciones Prince and Cooke, al que accedió el diario "La Nación" de Buenos Aires.

En Chile

En nuestro país, el uso del "chat" o Messenger (la mayoría usa MSN Messenger) en el trabajo no está legislado.

Erika Flores, abogada del Departamento Judicial de la Dirección del Trabajo, señala que en este sentido "se interponen dos derechos, el de propiedad (de la empresa) y el de la privacidad (para el trabajador), lo que hace que cada caso laboral de este tipo sea particular".
Lo que sí está claro, afirma la abogada, es que si se despide a un empleado por esta causal, en alguna cláusula del contrato se debe especificar un acuerdo acerca del uso de las herramientas de trabajo de la empresa, como el computador, la internet y el mail.
Un gerente de Recursos Humanos de una importante empresa chilena afirmó que en los contratos de trabajo actualmente vigentes existe una obligación del empleado en cuanto a no utilizar activos de la empresa en beneficio propio y que se podría aplicar a este caso: "Abstenerse de utilizar, en beneficio propio o de terceros, los materiales, equipos, sistemas e instalaciones o cualquier otro activo con que cuenta la empresa".
En la práctica, "si un empleado se pasa el día chateando y por ello no cumple con las tareas asignadas o con las obligaciones de su cargo, será ese motivo (el incumplimiento) el que se usará para amonestarlo o eventualmente desvincularlo", comenta el ejecutivo.
Es algo similar a leer libros o revistas en su lugar de trabajo, o pasarse el día hablando de temas personales por teléfono o navegando por sitios que no van a aportar nada a la labor para la cual uno ha sido contratado.

Ventajas y desventajas

Muchas compañías dictan una norma interna con políticas sobre el uso de internet, donde se advierte sobre el chateo. Importantes empresas estadounidenses, como General Electric o Global Crossing, el banco holandés ABN Amro y otras firmas no dejan que sus trabajadores descarguen programas de mensajería instantánea, como MSN Messenger, por el peligro de propagar virus o porque podría significar entregar acceso a información confidencial.
Otras ven en este servicio una ventaja. Osvaldo Barbosa de Oliveira, director regional de MSN Latinoamérica, dice que "MSN Messenger puede considerarse como una herramienta de trabajo ya que permite agilizar procesos y optimizar comunicaciones, siendo especialmente útil para empresas que están dispersas geográficamente".
Un estudio realizado en EE.UU. por MSN Messenger y la consultora Harris Interactive arrojó como resultado que el 25% de los encuestados que usaba mensajería instantánea aseguró que no podría realizar su trabajo sin su ayuda, en tanto que el 57% de estas personas dijeron que sus empleadores no les imponen mayores restricciones para su uso.

Excesivo

El caso que desencadenó la controversia en Argentina fue el de Giselle Gelonch, que fue despedida de la firma Carda S.A. por considerar que realizaba un uso "excesivo" y "abusivo" del chat.
Giselle Gelonch argumentó que el uso de Messenger no estaba prohibido en la empresa e incluso así su uso excesivo no constituía una injuria laboral como para justificar el despido.
A pesar de que en primera instancia se tuvo por probado que la empleada usaba el sistema en forma "inapropiada", no se consideró que lo hiciera de manera excesiva y abusiva, como había argumentado la jefa de personal. Además, los jueces entendieron que el sistema instalado en el computador de la empleada podía ser utilizado por otros trabajadores, al menos, en la hora del almuerzo. La Justicia dictaminó que no correspondía despedir sin causa a la empleada porque, por la misma falta, a otro trabajador se lo había suspendido y no despedido.

Mensajeros

En nuestro país, el primer programa de mensajería instantánea que se usó masivamente fue ICQ, un software diseñado por un grupo de desarrolladores israelíes y que después fue adquirido en una suma millonaria por America Online (AOL). Hoy, lejos, el software más popular es MSN Messenger, aunque algunos usan Yahoo! Messenger y también existe Google Talk.

Responder