Argentina: Industriales temen que la crisis los paralice

Si la industria salteña sigue bajando el consumo eléctrico a los niveles impuestos por la Nación, no le quedará más que interrumpir la producción sin poder evitar mayores daños en el proceso de crecimiento, el empleo y las inversiones. Esas posibles consecuencias dieron cuerpo al diagnóstico presentado ayer por la Unión Industrial de Salta (UIS) a la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) y a la Subsecretaría de Combustibles.
El presidente de la entidad provincial, Guillermo Jakúlica, volvió a pedir en la Capital Federal "una administración más justa de la crisis" y a rechazar la "sociedad solidaria" que le fue impuesta para evitar el colapso del sistema nacional.
El dirigente teme que la situación pueda seguir deteriorándose si las restricciones se mantienen al ritmo actual. Desde que la crisis energética quedó expuesta en el país, el sector es obligado a restringir el uso del servicio en casi un 50%, aún cuando aquí la actividad fabril es reducida.
En Salta cualquier baja se nota más, porque son pocas las industrias. Y como el diagnóstico se generaliza en el país, al titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain, no le quedó más que reconocer la crisis en un comunicado consensuado con representantes de 16 provincias.
En el documento se remarca "la necesidad de asegurar el abastecimiento básico para el consumo domiciliario y los servicios esenciales pero, simultáneamente, minimizar el impacto sobre la producción de manera de no afectar el proceso de crecimiento en marcha y su efecto positivo sobre el empleo, la inversión y el consumo".
"Tenemos tres meses de invierno por delante, por lo que la situación puede ser aún más grave para los empresarios salteños. Ambas reuniones fueron positivas, y quedó claro que en la única solución inmediata es bajar la demanda y mejorar la infraestructura, en el largo plazo", indicó Jakúlica.
La reunión convocada por Lascurain llegó justo cuando una fábrica de colchones salteña está al borde de paralizar su producción porque no consigue la materia prima que compra en Río Tercero, una cerámica tuvo que reprogramar los horarios de su planta y un ingenio espera las consecuencias por los problemas que tuvo para arrancar la zafra. Y sobre todo cuando los reclamos desde las uniones industriales del interior ya no se podían esquivar.
Por si el panorama se agrava, Jakúlica también pidió al subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar, una excepción a las multas de $ 3.000 previstas para las compañías que sobrepasen el límite de consumo eléctrico y la mediación del Ministerio de Trabajo en caso de que la situación repercuta en las plantas de personal.

Las multas

Desde que se dispusieron las restricciones al consumo de energía eléctrica, ninguna industria de la provincia pudo bajar su producción a los niveles requeridos. Eso, a pesar de que la Nación está dispuesta a multarlas con $ 3.000 por mw / hora.
"No sabemos si alguna compañía será multada, debemos esperar la próxima facturación. De todas formas, el subsecretario de Combustible (Cristian Folgar) nos comunicó la posibilidad de que no se apliquen las multas. Que se trata de una eventualidad", comentó Jakúlica.
Ayer al mediodía, Jakúlica se sentó a la misma mesa que el presidente de la UIA, Juan Carlos Lascurain, y otros 15 representantes del interior del país. La reunión terminó con un reconocimiento de la crisis y que en las últimas semanas se "han producido pedidos de reducción de demanda de energía eléctrica a más de 4 mil empresas en todo el país, que en la mayoría de los casos, superan el 40 por ciento de la demanda total de esas empresas, en una banda horaria de entre seis y ocho horas diarias".
En el caso del gas, las restricciones abarcan a cerca de 900 empresas, con cortes que, en algunos casos, se han extendido durante varios días. "Ambas situaciones, en la gran mayoría de las ocasiones, impactan en la producción, dificultan el proceso productivo, y generan perjuicios por las complicaciones para efectuar paradas significativas por períodos prolongados", dice el comunicado, en el que la UIA se compromete a seguir gestionando soluciones.

Normalizan la provisión
 
El sistema de transporte y distribución de gas natural por redes presentó una tendencia a la recuperación del volumen de fluido en las últimas horas y desde hoy los ductos troncales y, consecuentemente, el suministro funcionarán a pleno.
Fuentes oficiales indicaron que hay dos tipos de oferta de gas. La del subsuelo, que es el stock y patrimonio de las empresas, y la operativa, que es la de los gasoductos que distribuyen. En esta última se van a inyectar entre 5 y 6 millones de metros cúbicos por día, los cuales sirven para calmar la situación de las industrias.
Esta oferta operativa responde a lo que faltaba para el abastecimiento total, un poco más de cinco millones de metros cúbicos diarios, pero siempre lo que falta es un poco más porque la demanda es mayor.

"En firme"

La estabilización de la demanda domiciliaria llevó al Comité de Emergencia, integrado por funcionarios de la secretaría de Energía y representantes de las empresas operadoras del sector, a disponer un mayor flujo de gas para las industrias con contrato de provisión "en firme", en casi todo el país.
Los cinco gasoductos troncales que integran la red nacional son el Norte y el Centro-Oeste, correspondiente a la Transportadora de Gas del Norte (TGN), y el San Martín, Neuba I y Neuba II, cuya producción es distribuida por Transportadora de Gas del Sur (TGS).
Así, en todas las industrias con contrato en firme atendidas por las distribuidoras Camuzzi, Emgasud, MetroGas y GasNor, se les suministra el 100% del gas convenido.
Debe subrayarse que la carencia de fluido, que podía llegar a generar problemas productivos en las industrias, se va a solucionar a partir de mañana. "Se van a estar cumpliendo con los contratos firmes de las industrias", agregó la fuente ofical.
El contexto de temperaturas ambientes más benévolas operó en favor de una menor demanda de gas a nivel residencial, lo que permitió mantener normalizado el suministro a las estaciones de expendio de GNC, y mejorar el suministro a industrias con contratos de provisión en firme en gran parte del país.

"Vamos a tener más producción energética"

El presidente Néstor Kirchner evaluó ayer como una hecho positivo la demanda récord de energía, al asociarla con el crecimiento de la economía, y aseguró que se está avanzando en la generación de más fuentes de producción energética. Tras recordar que "desde que asumimos nos dijeron que iba a haber crisis energética", Kirchner antepuso que "la Argentina está creciendo, y si este tipo de problemas se generan por el crecimiento, bienvenidos".
"Eso sí, si en el 2001 los que hablaban de crisis, la famosa Alianza, hubieran hecho las inversiones y trabajado como tenían que trabajar, sería menos duro el esfuerzo que estamos haciendo", remarcó al encabezar ayer un acto en Casa de Gobierno.
Kirchner prometió que "vamos a seguir trabajando para tener más producción energética, por más industrias, mejores salarios y mejor educación".
En esta línea el Presidente anunció que a partir del 1° de enero estarán activos los gasoductos del Norte y del Sur, que aportarán en conjunto 6 millones de metros cúbicos de gas al sistema.
Además, adelantó que hoy se anunciará el llamado a licitación para el Gasoducto del Nordeste, que traerá el gas de Bolivia, y que aportará al sistema nacional 27 millones de metros cúbicos de gas en el 2010.

Referencias, créditos & citaciones APA: www.losrecursoshumanos.com. Portal especializado en temas de RRHH con más de 8000 artículos a la fecha. Título del artículo: "Argentina: Industriales temen que la crisis los paralice". Fecha de publicación: 14/03/2008. Autoría del contenido: LosRecursosHumanos.com. Obtenido el 04/07/2022, desde la url: https://www.losrecursoshumanos.com/argentina-industriales-temen-que-la-crisis-los-paralice/

Responder