Una diplomática británica sorda demanda al Foreign Office por discriminación


Una diplomática británica educada en la Universidad de Cambridge y aquejada de sordera profunda ha demandado al Foreing Office por discriminación, después de que se negase a enviarla como segunda de la embajada en Kazajistán.

El Ministerio británico de Asuntos Exteriores decidió no otorgar ese puesto a Jane Cordell, de 44 años, porque no se justificaba el gasto adicional de contratar a expertos en la lectura de labios, informa hoy el diario The Independent.

Un tribunal laboral debe decidir esta semana si está justificada la negativa del ministerio, que adujo que el costo de 273.000 euros adicionales para pagar a esos profesionales equivalía a cerca de los sueldos combinados del resto del personal de esa embajada.

La Comisión de Igualdad y Derechos Humanos criticó la decisión del Foreign Office al señalar que Cordell había recibido elogios por la labor desempeñada antes en Polonia y había sido seleccionada para una promoción profesional.

"La decisión resulta decepcionante para Jane. Ha dejado a su carrera en una especie de limbo ya que no tiene nada claro qué tipo de ajustes está dispuesto a financiar en su caso el Foreign Office. Es importante que se permita a personas como ella desarrollar plenamente su potencial", dijo un portavoz de esa comisión.

El pasado Septiembre, ese órgano señaló que las personas con discapacidades tienen muchas menos posibilidades de acceder a un puesto de trabajo y explicó que las mujeres discapacitadas ganan un 22 por ciento menos que los hombres sin problemas de ese tipo.

Jane Cordell, que ocupa actualmente un puesto burocrático en el Ministerio de Asuntos Exteriores, se declaró orgullosa de haber llevado el caso al tribunal laboral porque "las personas con discapacidades y largas enfermedades que quieren ser independientes y económicamente activas necesitan que se responda a las cuestiones planteadas".

 


Leave a Reply