Terminó la huelga policial en Bahía y suspendieron la de Río de Janeiro


La policía militarizada del estado de Bahía, en el noreste de Brasil, resolvió en asamblea dar por finalizada la huelga que realizaba desde hacía 12 días y que desató una ola de criminalidad que dejó más de 150 muertos, en tanto la policía civil de Río de Janeiro suspendió el paro que llevaba adelante desde el jueves.

Los huelguistas en Bahía explicaron que pusieron fin a la medida de fuerza que efectuaban en demanda de mejoras salariales “por el bien de la sociedad”, según medios locales citados por la agencia de noticias DPA.

La huelga iniciada el 31 de enero junto al Cuerpo de Bomberos fue perdiendo fuerza con el correr de los días, aunque alteró la rutina en la región metropolitana de Salvador y varias ciudades del interior, donde hubo saqueos y asaltos, el comercio tuvo que cerrar sus puertas y se duplicó la cantidad habitual de homicidios.

Para contener la ola de violencia, el gobierno federal envió tropas del Ejército que pasaron a patrullar las calles, mientras los huelguistas ocupaban las instalaciones de la Asamblea Legislativa, que fue desalojada en medio de tumultos.

La huelga había sido declarada ilegal por el comando policial, y 12 dirigentes sindicales fueron encarcelados, acusados de participar en actos de vandalismo.

En tanto, en Río de Janeiro, la Policía Civil anunció la suspensión de la huelga que venía llevando adelante desde el pasado jueves, también en este caso junto con el Cuerpo de Bomberos.

“No estamos cancelando la huelga sino suspendiéndola para evaluar el próximo miércoles los hechos que ocurrieron hasta ahora y deliberar sobre las próximas acciones”, dijo el director jurídico de la corporación policial, Francisco Chao.

El agente explicó que los motivos que llevaron a suspender la paralización son el temor manifestado por algunos policías con respecto a posibles acciones de delincuentes que aprovecharan la falta de patrullaje para delinquir y la poca adhesión que obtuvo la medida gremial.

Desde que comenzó la huelga, ocho bomberos y 17 policías, todos ellos dirigentes del movimiento gremial, fueron presos por mandato judicial bajo sospecha de protagonizar un motín e incitación a una paralización ilegal.

También fueron detenidos entre el viernes y hoy 162 guardavidas por faltar a su trabajo en los agrupamientos marítimos de las playas correspondientes.

Ambas huelgas fueron declaradas días antes de comenzar el Carnaval en ambas ciudades, lo que hizo temer que esa tradicional celebración, que comienza el domingo 19, se viera empañada por la paralización.

Sin embargo, las autoridades actuaron con rapidez tanto en Río como en Salvador, lo que permitió que los festejos previos a la inauguración oficial de la fiesta, con sus clásicos desfiles callejeros, no se vieran afectados.

 


Leave a Reply