Gana terreno la experiencia laboral sobre la preparación académica

Randstad  realizó por novena ocasión la encuesta: “Motivaciones del mexicano en el trabajo”. El sondeo realizado de forma aleatoria y partiendo de una muestra de 2500 personas que asistieron a las oficinas de la compañía para solicitar una vacante, con la finalidad de descubrir las “Motivaciones del Mexicano en el Trabajo”.

En épocas pasadas, el hecho de contar con un título universitario bastaba para obtener un puesto de trabajo, sin embargo, esta situación ha cambiado y en la actualidad un título profesional no es suficiente.  Aunque en el pasado la experiencia laboral era considerada como un punto de evaluación, la globalización, la diversidad de especializaciones, el desempleo y la alta competitividad profesional, ha colocado a la experiencia laboral como uno de los factores determinantes para la obtención de ciertos puestos.

La experiencia laboral adquiere, con el tiempo, mayor importancia y puede llegar a ser un obstáculo tanto para aquellos profesionales que trabajan sin preocuparse en el enriquecimiento de su experiencia laboral en el campo de su interés, como para aquellos recién egresados que no aprovecharon las oportunidades que la misma vida universitaria ofrece para acumular esta experiencia (prácticas profesionales, programas de becarios, etc.). Es por lo anterior, que una práctica común de nuestros días es la necesidad de estudiar y trabajar de manera simultánea, para poder competir por un buen empleo a fututo.

Por lo común, y conforme discurre su vida laboral, una persona va alcanzando habilidades profesionales que le proporcionan seguridad, y magnifican sus facultades a los ojos de los demás. Simultáneamente, la apreciación que se tiene de la formación académica recibida pierde importancia con el tiempo, hasta el punto en que es la propia experiencia la que llega a ocupar el puesto más importante, no solo para los reclutadores, sino para nosotros mismos.
De acuerdo a la encuesta “Motivaciones del Mexicano en el trabajo” realizada por Randstad México, 94% de los mexicanos encuestados marcan su desarrollo profesional a partir de la experiencia que van logrando, aunque sus expectativas laborales al estudiar su carrera profesional haya sido otra; como lo manifiesta el 6% restante para quienes es importante lograr un equilibrio entre la preparación académica y la experiencia acumulada.

Un fenómeno interesante es el papel que las empresas de tercerización, como Randstad, pueden llegar a jugar en la solución a esta necesidad de los recién egresados y futuros profesionistas mexicanos.  De acuerdo a Gonzalo Velazco, Gerente de Planeación Estratégica de Reclutamiento en Randstad: “Los chicos de hoy necesitan salir de sus carreras no sólo con un título profesional, sino con un mínimo de experiencia requerida para lograr colocarse en el mundo laboral de una forma más rápida.  En Randstad, por ejemplo, les ofrecemos acceso laboral a empresas a las que por sí solos les sería difícil llegar y de igual forma ofrecemos oportunidades laborales que permitirán a los recién egresados adquirir prácticas y conocimientos, lo que aumenta su probabilidad futura de obtener mejores puestos.  El trabajo de tercerización representa, para muchos, el primer paso hacia una sólida carrera profesional”.

Resultaría lógico pensar que para los reclutadores de las empresas, es casi imprescindible que las personas que emplean tengan experiencia laboral en el puesto que están ofreciendo para asegurar que a quien se está contratando tiene la capacidad de dar resultados positivos para el área de competencia de la compañía; pero definitivamente no será el único punto a evaluar, la formación académica será el elemento que en equilibrio con la experiencia determinarán la selección del reclutador.

En conclusión podemos observar que la formación profesional y la experiencia laboral van de la mano y no basta contar con una, sino con el equilibrio de ambas, para lograr lo que se busca.

Consejos Randstad

•    Define tu carrera profesional.  Desde la selección de los estudios que cimentarán la primera piedra de nuestro desarrollo debemos pensar a donde queremos llegar, para que de esta manera podamos direccionar el enriquecimiento de nuestra experiencia laboral.
•    Enriquece tu experiencia laboral con estudios académicos o especializaciones de algún ramo de tu carrera. Es una forma de mantenerse actualizado y adquirir mayor conocimiento para aportar mejores ideas en tu ámbito laboral.
•    Se proactivo. Si deseas crecer en la empresa e industria en la que trabajas, busca las oportunidades. Aprende cosas nuevas, aprovecha las oportunidades de capacitación que estén a tu alcance y finalmente participa en aquellos proyectos que te permitan aplicar tus conocimientos y enriquecerte mediante la experiencia y conocimientos de los compañeros de trabajo. Finalmente, esta actitud beneficia tanto a la empresa, como a ti mismo.
 

Leave a Reply