El 25% de la población laboral española sufrirá trastornos musculoesqueléticos

ZARAGOZA, España. La campaña nacional “Controla tu dolor, mídelo, identifícalo… No todos los dolores son iguales” ha recalado este sábado en Zaragoza. Allí, profesionales sanitarios han medido el grado de dolor, el tipo de dolor que se tiene y se ha facilitado a los visitantes información para mejorar el control del mismo. Se trata de una iniciativa que busca concienciar a la población de que el dolor se puede controlar y no se debe aceptar ni vivir con él. Según datos de la Confederación Española de Personas Afectadas por Reumatismos (CONFEPAR), se estima que en España cerca de uno de cada cinco ciudadanos sufre dolor y, en la mayoría de los casos, no tiene conocimiento del tipo ni las causas de este sufrimiento. En el caso de Aragón, el presidente de la Asociación de afectados de enfermedades reumáticas de Aragón (ADARA), Javier Sanz, ha señalado que “el 25% de la población laboral va a pasar por una situación de problemas musculoesqueléticos”.

“Muchas veces, el dolor crónico les hace llevar la vida con mal genio, con depresión…”, ha añadido. Los dolores pueden manifestarse de formas muy diferentes, con quemazón, hormigueo, de frío… “pero el dolor, si es crónico, es muy duro, porque es acostarse y levantarse con dolor. El llegar a acostumbrase a ello es muy lamentable”, ha afirmado Sanz. Desde ADARA se trabaja también para que exista un diagnóstico precoz de las enfermedades y se puedan aplicar nuevos tratamientos “como los biológicos que atacan el factor de necrosis tumoral. Son tratamientos muy energéticos, pero para nosotros es pasar de la noche al día”.

Sanz ha subrayado que lo más importante es “no callarse”. “No hay que sufrir en silencio, hay que manifestar tu estado para que tu entorno lo conozca. Son situaciones muy depresivas y el dolor también lo sufre la gente que te rodea, que te tiene que entender”, ha manifestado.

En el mismo sentido se ha expresado la psicóloga de la Asociación Aragonesa de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (ASAFA), Yolanda Ruiz Lancina, que trata con personas que sufren dolor desde hace mucho tiempo, que se sienten confundidas porque no han encontrado la compresión ni del entorno ni de los profesionales. “El perfil psicológico corresponde a personas muy perfeccionistas, muy autoexigentes, que lo tienen que tener todo hecho ya y muy bien. Eso les genera estrés y con la enfermedad deben bajar el ritmo porque tienen mucho dolor. Les enseñamos a dosificar las energías”.

Por su parte, la doctora María Jesús Berro, médico de la Unidad del Dolor del Hospital de Cruces de Bilbao y portavoz científica de esta campaña, subraya que “la mayoría de las personas que padecen algún tipo de dolor, lo hace en silencio, por lo que el dolor está infradiagnosticado y, por lo tanto, mal tratado. Este hecho se refleja en que sólo el 8% de las personas con dolor crónico son atendidas por profesionales formados en el tratamiento del mismo”, asegura.

Los profesionales sanitarios miden el grado de dolor en el autobús instalado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido el dolor crónico como la mayor amenaza para la calidad de vida a nivel mundial. “No estamos hablando de pequeños dolores pasajeros, sino de dolor crónico, con una duración media de siete años, con un rango que varía entre los seis meses hasta los 20 años. Además, uno de cada tres personas que sufre dolor lo padece de modo permanente, es decir 24 horas durante todo el año”, recuerda la doctora Berro.

Según los datos aportados por la doctora Berro, el 86,9% de los pacientes que acuden a las Unidades de Tratamiento del Dolor sufren dolor de tipo musculoesquelético siendo la localización más frecuente el de espalda, con el 24% de los afectados, seguido por el de la zona lumbar (18%), las rodillas (16%), la cabeza (15%) y las piernas (14%). A su vez, la artritis es la causa más común del dolor crónico, con un 35% de personas afectadas, seguida de las hernias discales (15%), las heridas traumáticas (12%), la artritis reumatoide (8%) y las migrañas (7%).

Consecuencias y tipos de dolor

La doctora Berro señala que este dolor continuado llega a provocar en la personas otras patologías. La aparición de depresión es una de las comunes. “Los españoles son los europeos que en mayor medida padecen depresión causada por dolor crónico. Según los últimos estudios, uno de cada cinco pacientes con dolor crónico ha sido diagnosticado de depresión como resultado de su dolencia”, señala.

Esta campaña es una iniciativa de la Asociación de Afectados de Enfermedades Reumáticas de Aragón (ADARA) y la Asociación Aragonesa de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (ASAFA), junto con la Confederación Española de Personas Afectadas por Reumatismos (CONFEPAR), y que cuenta con el aval de la Sociedad Española del Dolor (SED) y la colaboración de la compañía biomédica Pfizer.

Durante esta campaña, el autobús recorrerá más de 3.000 kilómetros deteniéndose en 15 ciudades españolas para acercar a la sociedad la realidad del dolor. 

 


Leave a Reply