¿Cuando una empresa debería permitir a sus empleados trabajar desde casa?


"No es tan fácil como darle a alguien una laptop y que se arreglen".
Pero cuando los líderes de una compañía generan la cultura laboral adecuada, -comenta Jim Ball, co fundador de Alpine Access, un centro de llamadas virtual en Denver y pionero en el delicado arte del teletrabajo- el acuerdo pude beneficiar a los trabajadores, a los jefes y al resultado final.
"Debe ser parte de tu ADN el hecho de que no tienes empleados que vengan a la oficina" dice Ball, cuyos 4500 empleados distribuidos en 45 estados trabajan desde casa.
Creando esta cultura, agrega, significa planificar por anticipado para prevenir el caos que podría resultar de no hacerlo. Es necesario capacitar en cuestiones de comunicación y seguridad informática.
A pesar de que los empleados trabajen desde su casa, las directrices las impone la dirección de la empresa.
"Es necesario que haya una persona en la línea que se comprometa con el modelo" dice. "Para una compañía pequeña debería ser el CEO".
El CEO debe decir: "Vamos a comprometernos con esto. Y vamos a hacerlo de la manera en que debe ser hecho".
Una parte clave de hacerlo es asegurarse que cada trabajador tanto en casa como en la oficina, tenga igual acceso a la tecnología,  supervisores y por supuesto, a los ascensos y promociones. No está bien crear una rivalidad nosotros versus vuestro lugar de trabajo.
"Puede lograr que la gente se sienta aislada, limitada en su habilidad para ascender en el mundo corporativo y frustrada si la tecnología no funciona" dice Ball. "Hay una larga lista de cosas que se necesitan tener en cuenta a la hora de organizar una operación de teletrabajo".
Esto comienza durante el proceso de reclutamiento. Es vital entrevistar a los candidatos cuidadosamente a fin de determinar quien es capaz
de trabajar desde su casa". En Alpine Access, los candidatos con potencial atraviesan una batería de tests, incluyendo los de personalidad,
para identificar quienes se sienten cómodos operando por su cuenta (cada prueba se hace online o por teléfono más que en persona). "Podemos decir que son personas que no necesitan interacción cara a cara" dice Ball "y que no se sienten amenazados por no ser vistos físicamente".
Como lo ve Ball, el teletrabajo sólo necesita un buen sentido de los negocios. Está claro que muchos otros empleadores coinciden con esta visión.
Cerca de 3 millones de estadounidenses trabajan principalmente desde su casa (sin incluir a los autoempleados) de acuerdo con un estudio de WorldatWork una organización que nuclea a profesionales de recursos humanos, que mostró la proporción de los empleadores que ofrecen opciones de trabajo desde casa, ha crecido desde el 30% en 2007 al 42% en 2008 en Estados Unidos.
"Esto crecerá cada vez más con los jóvenes" dice Ball. "Prepararse para esto es lo que realmente dará a tu empresa acceso a aquello que la hará exitosa, el talento de calidad" .

 


Leave a Reply