Los tatuajes pueden obstaculizar el encontrar empleo

Publicado por LosRecursosHumanos.com el 14 de Marzo de 2008

El tatuaje de una flor de la contadora Jessica Star no será facil de cubrir cuando se reúna con sus clientes.
Pero ella no está preocupada. Horas antes de hacerse el tatuaje el martes por la noche, Starr le advirtió a su jefe lo que vería al día siguiente: un lirio pintado en el empeine del pie izquierdo.
¿Qué debe hacerse cuando uno busca empleo? En una encuesta reciente de 468 empleados, 85 por ciento consideró que los tatuajes y las prendas injertadas en la piel perjudican las posibilidades de una persona de conseguir empleo. Eso contradice las respuestas del 2001, cuando la editorial de publicaciones de carreras Vault.com realizó la misma encuesta y halló que sólo 18 por ciento de los empleados creían que los tatuajes podían obstaculizarlos profesionalmente.
Los empleados de hoy reciben de sus empresas el mensaje de que deben cubrirse, según la encuesta, y hay más compañías (16 por ciento) con normas sobre tatuajes que en el 2001, cuando sólo eran el 8 por ciento.
”En la sociedad los tatuajes han perdido mucho de su imagen de rebelión. Ya no es raro ver a personas respetables y conservadoras con tatuajes”, dice Mark Oldman, presidente de Vault.com.
”Cada vez se aceptan más los tatuajes en general”, señaló, “aunque todavía persiste la costumbre de no mostrarlos mucho en los empleos.
Eso significa que empleadores como Ken Evans, director del campamento infantil Camp Live Oak, preguntan a aspirantes en las entrevistas si tienen tatuajes y, de ser así, si son adecuados. Si los aspirantes no pasan la prueba inicial, Evans no los emplea o les pide que no los exhiban.
Evans estableció hace cinco años normas sobre las joyas de metal injertadas en la piel y después incluyó los tatuajes. Las piezas de metal hay que quitárselas y los tatuajes indebidos deben ocultarse.
”Creemos que son modelos para los niños”, dice. “No es que los tatuajes sean malos, pero influyen”.
Incluso así, añade Evans, la norma “es difícil de hacer cumplir en estos tiempos. Alrededor de 10 de los 60 empleados de los recintos de Fort Lauderdale y North Miami tienen “arte dérmico”.
Para los empleados, la mejor solución es no mostrar su arte personal, dijo John Heins, jefe de Recursos Humanos de Spherion, empresa de contratación de personal con sede en Fort Lauderdale.
“La mayoría de la empresas sí les abren espacio. No les dicen que no les van a dar trabajo; les dicen a los empleados nuevos que echen mano a su sentido común para mostrar un aspecto presentable en el trabajo, dice Heins, cuya empresa no tiene una norma oficial al respecto.
La mayoría de los clientes de OchoPlacas, una compañía de tatuajes del oeste de Miami-Dade, son profesionales que utilizan el sentido común para lucir presentables en sus trabajos, dice el propietario José Carreras. Su novia, por ejemplo, es corredora de hipotecas y se tapa el tatuaje de un pez dorado que tiene en el brazo izquierdo cuando atiende a los clientes.
”En el trabajo la gente no sabe quiénes tienen tatuajes”, dice Carrera. “Los que tienen tatuajes saben cómo deben presentarse en ciertas situaciones profesionales”.
Aunque ha habido empleados que han dicho que los tatuajes los han perjudicado a la hora de buscar empleo, no están tan preocupados por exhibirlos una vez que ocupan la plaza. En la encuesta del 2007 hubo menos empleados que dijeron que esconden sus tatuajes o prendas injertadas en los centros de trabajo. La cifra bajó de 67 por ciento en el 2001 a 53 por ciento ahora.
En general muchos centros de trabajo han comenzado a hacer menos estrictos sus códigos de vestir después del auge de los punto com y hay algunas empresas con códigos de vestir que bordean entre lo profesional y lo deportivo.
Pero las entrevistas de trabajo todavía exigen un aspecto sobrio.
”Es mucho mejor esconder que exhibir apasionadamente el derecho a la autoexpresión”, dice Carrera.


Leave a Reply

You must be Logged in to post comment.