Portada > Artículos > Consideraciones generales sobre la formación turística

Consideraciones generales sobre la formación turística

Modelo de formación turística de la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo – Ministerio de Economía de España. Capítulo 1: "Consideraciones generales". 2004

 

 

 

a. INTRODUCCIÓN

La formación como objetivo en la actualidad no puede ser considerada como un hecho independiente o aislado, sino que participa de manera directa y activa en todo proceso integrado de desarrollo de la sociedad. Es decir, es un eslabón de un sistema que ha de estar armonizado con todas y cada una de las estructuras o partes integrantes y que se justifican en su papel activo por el cumplimiento de normas o leyes.
El analizar la formación como un ideario, o sólo como un comportamiento positivo de los grupos, es también un error, ya que la formación se justifica en ciertas necesidades reales, y está sometida a los principios que ordenan las relaciones sociales o los modelos productivos. No siendo únicamente un principio teórico sus fines.                                             
Entender la formación como un estilo g como una filosofía es indudable que presenta aspectos muy favorables. Sin embargo, necesariamente la formación es bastante más que una actitud o una decisión de progreso. En consecuencia responde a una obligación ineludible, cuyo incumplimiento ha de conducir al más absoluto desastre. Por ello se podrían resumir tales pensamientos considerando que la formación en todas sus proyecciones y caracteres significa futuro y mejora. La no formación, por el contrario, es igual que hundimiento y pérdida de posición: lo cual en el horizonte del medio y largo plazo provoca el fracaso e incluso el deterioro social y el declive económico.
Este trabajo que ahora se introduce desarrolla y construye a modo de maqueta de arquitectura, una visión casi completa del Sistema Formativo del Turismo Español, fijando como período de referencia el año 2000. Momento que para tantas variables y situaciones parece ser un instante oportuno de reflexión.
El fin último del esfuerzo realizado consiste en llegar a un Diagnóstico Sectorial que permita observar de qué modo y medida la formación para el turismo funciona en España. Asimismo, hemos de entender el término Diagnosticó; como un examen de la situación, potenciando la descripción de los problemas y puntos muertos, y valorando los aspectos positivos del modelo para intentar expresarlos de manera objetiva y real.
Es evidente que la actividad turística española ha alcanzado una significación cualitativa y cuantitativa de gran dimensión. Sin duda cualquier circunstancia que afecte al turismo puede resultar importante para la sociedad, y por ello deben permanentemente establecerse mecanismos de observación y control.
La formación como parte de un sistema - tal como antes se señaló - y además de un sistema con ciertos rasgos de fragilidad, puede influir en su entorno de manera decisiva e inmediata. Por ello puede afirmarse que en términos matemáticos:

El turismo es función directa de la formación

Es decir, sin formación no puede hablarse de desarrollo turístico, por lo que obligatoriamente debe plantearse una rígida vigilancia en el marco de los procesos formativos y especialmente de la eficiencia del sistema educativo. Puede afirmarse que no debería plantearse un proyecto de crecimiento o de reestructuración del sector turístico, sin considerar previamente las influencias de una clase u otra de modelo de formación.
Un aspecto que preocupa en todo análisis de la formación es la modernidad del sistema aplicado, ya que a veces suele ocurrir que procesos educativos bien diseñados y aceptados en el pasado, suelen perpetuarse en el tiempo, cayendo en la obsolescencia y el envejecimiento incluso filosófico, lo que obliga en la formación a mantener indicadores de actualización, que permitan mediante diagnósticos periódicos renovar o cambiar todo aquello que se ha quedado en un plano inadecuado.
Por otra parte en el espacio turístico hay que considerar especialmente, que la esencia misma de la actividad, reside en la prestación de servicios, fundamentalmente a una clientela que de antemano espera una esmerada atención. Esta circunstancia, no cabe duda, que ¡unto a una formación técnica del trabajador, exige un mayor esfuerzo de formación e incluso de educación personal, para conseguir que aquellas expectativas, que fácilmente van a comprobarse en el nivel de cumplimiento, sean satisfechas por un trabajo bien realizado. El turista o viajero no va a encontrarse a la llegada al hotel con una máquina perfectamente programada, sino con un ser humano, que adquiere el carácter de convertirse en el elemento clave de la relación consumidor/producto; la cual puede resultar deficiente si la presencia del empleado responde exclusivamente a una necesidad material de recibir y actuar como un mero componente de la cadena productiva, sin incorporarle en el comportamiento el perfil de la búsqueda de la excelencia del producto.
Se estima que la actividad turística en su proyección directa, ¡unto a su influencia indirecta, proporciona trabajo a más de un millón trescientas mil personas en España. Se comprende, en primer lugar, la enorme magnitud a la que se eleva el empleo sectorial y sus consecuencias sociales. En segundo lugar, se interpreta que una parte sustancial de aquélla no requeriría un entrenamiento específico turístico. Pero, por otra parte es aconsejable que en el marco de la actividad del turismo, ¡unto con la formación del empleo se reconozca una importante necesidad de lograr que la formación para el turismo se extienda también a las poblaciones receptoras, que podrán ser focos de conflicto inmediato sino se las prepara para facilitar la acogida de los corrientes de turistas.
Hay que establecer - con objeto de ser práctico y muy transparente en la explicación - que el diagnóstico que ahora se presenta se proyecta considerando un sistema integrado por cuatro elementos:

•  la necesidad formativa, constituida por la demanda de preparación para el trabajo;

•  los centros y personal docente, que representan la oferta formativa;

•  los medios y recursos materiales para la formación, que constituyen el factor de desarrollo del sistema;

•  y, por último, el modo de organización o funcionamiento.

El análisis de la demanda formativa deberá alertar sobre los requerimientos actuales, tanto para incorporar recursos como, por el contrario, para valorar el exceso o suficiencia del sistema. El estudio de la oferta establecerá perfiles, insuficiencias y precisará los cambios en la estructura de formación existente. La cuantificación de los medios podrá determinar la cobertura o pobreza de las políticas educativas. Y por último, el examen de la organización deberá resolver los problemas de funcionamiento y competencia.
Diagnosticar sobre el Sistema Formativo Turístico Español (SFTE), no resulta fácil, ni banal. En primer lugar, por causa de la complejidad del reparto de competencias administrativas (Ministerio de Economía y Hacienda, Ministerio de Educación y Cultura, Consejerías de Educación o Turismo de las diferentes CC.AA., Ayuntamientos, Universidades, etc.). En segundo lugar, por las diversas tipologías formativas, y, en tercer lugar, por la rapidez de los cambios jurídicos y reglamentarios que se suceden.
Hay que insistir que no se habla solamente de disparidad de las administraciones responsables de la tutela de los estudios, sino también de diferencias profundas en las oficialidad de los estudios (formación reglada y no reglada, formación con validez exclusivamente regional o nacional o incluso solamente en el ámbito de una universidad, títulos propios).
Asimismo, no puede olvidarse en esta introducción que otra dimensión del análisis podrá originarse en las fuentes de la, financiación y su suficiencia (Fondo Social Europeo, Administración General, Administraciones Locales y el propio sector privado empresarial).

b. OBJETIVOS DEL TRABAJO

Tras haber finalizado el pasado año un inventario de las enseñanzas turísticas, quizás muy descriptivo pero escasamente comprometido con los resultados, se precisaba plantear a modo de Diagnóstico una fotografía del cuadro educativo español que proyectase de manera transparente y visual los Puntos fuertes y los Puntos débiles del sistema. Además se debía asumir una cierta responsabilidad con el sector turístico que fuese capaz, primero de manifestar los problemas y la excelencia y después orientar sobre actuaciones y políticas a seguir.
Ahora bien, tanto el inventario como el Diagnóstico, en cuanto a la enseñanza de los empleados del sector, no pueden olvidar que el verdadero fundamento será llegar a un modelo formativo que sea lo suficientemente ágil para conseguir el objetivo de la adecuación del Sistema Educativo a la Demanda. Es decir, conseguir que cada año se matricule el número óptimo de alumnos, imponiendo las condiciones necesarias de rigor, calidad y cumplimiento de las expectativas sectoriales y aquéllas de los estudiantes.
El primer objetivo de la investigación que se ha realizado persigue presentar un cuadro sintético del Sistema Formativo, considerándole como una estructura pluridimensional, integrada especialmente por el logro del cumplimiento de las expectativas de todos.
Preocupa pues en qué manera los diferentes niveles o grados están armonizados, tanto en contenidos, cifras y aplicaciones, como en su proyección práctica. Asimismo, inquieta el traspaso de responsabilidades, ya no tanto en el marco del sector público, pues son las CC.AA. quienes ya han asumido por completo sus competencias educativas, sino los equilibrios en la participación formativa con el sector privado, tanto como formadores, como en su papel trascendente de empleadores. Por otra parte, existe verdadera sensibilidad por observar que la oficialidad de los estudios y titulaciones establezca un correcto modelo entre las enseñanzas regladas y no regladas, entre los estudios básicos y complementarios y entre los procesos educativos permanentes o aquellos puntuales. Sin duda, el buen funcionamiento del sistema generará buenos resultados. Por el contrario, los desajustes, la indisciplina y el exceso producirán fracasos.

 

El diagnóstico global, como segundo objetivo, pretende mostrar como resúmenes muy concretos y actualizados los informes sintéticos de cada uno de los niveles o partes constitutivas del sistema; que expresen cuál es el estado de la situación y las orientaciones con relación al futuro:

 

  Entre los aspectos básicos analizados de cada modalidad destacan especialmente:

•  los problemas más generales que se detectan;

•  las tendencias o cambios que se perciben a medio plazo

•  la intensidad de cada nivel formativo en el total del sistema

•  las características que ofrece cada clase o modalidad educativa

Se dedica especial atención a valorar el papel que juegan los diferentes aspectos o sujetos responsables del proceso educativo: empresas, asociaciones sindicales y organizaciones empresariales. Necesariamente se considera en qué medida las empresas asumen una cierta actitud dinamizadora o impulsora del proceso formativo:

•  medios y presupuestos dedicados

•  apoyo al trabajador para la formación continua

•  filosofía y estilo formativo

•  participación con otras entidades y sujetos en la coordinación del sistema (prácticas y cursos ofrecidos)

Es evidente que la formación turística en la actualidad requiere el compromiso de las empresas para convertir, en la medida de lo posible, los centros de trabajos en talleres activos de formación. Las nuevas tecnologías incorporadas al proceso productivo, el uso intensivo de sistemas y programas informáticos y las acciones y procesos desarrollados mediante complejos métodos de comunicación e información, en donde las redes sobresalen, obligan a que el trabajador adquiera una formación más completa en la misma realidad de la empresa, manejando el amplio conjunto de equipos y máquinas cada día más enriquecido por los avances de la tecnología.
Seguidamente, considerando la información recopilada sobre la situación actual del sistema formativo y sobre la calidad de la educación o preparación recibida por los futuros empleados del sector, se analiza globalmente lo que podría ser definido como el modelo vigente formativo del turismo español. Para ello se han estudiado tres colectivos fundamentales en el desarrollo de la actividad o tres grupos de responsables de la evolución y estado de la educación turística:

•  asociaciones empresariales

•  representantes de municipios turísticos

•  responsables de la política turística regional

Hay que considerar, como un dato determinante, que las competencias educativas fundamentalmente en la formación reglada corresponden a las CC.AA.; en consecuencia, la proyección que se observe desde aquellas puede resultar importante en cuanto a la comprobación científica del auténtico ejercicio riguroso de la responsabilidad o, por el contrario, a la falta de una correcta identificación con las obligaciones.
El Diagnóstico realizado asume el riesgo de estimar una situación cuantitativa del actual sistema formativo en función de toda la información acumulada, especialmente en el inventario que se desarrolló en 1998. Asimismo, persigue buscar la correspondencia como el cuadro de empleo turístico que se censa en España, identificando los puntos de encuentro o desajuste que aparentemente se reflejan en el sistema formativo:

•  ¿La oferta de formación, se ajusta a los requerimientos de formación?

•  ¿Los medios dispuestos y aplicados son suficientes y su distribución se corresponde con las necesidades parciales detectadas?

•  ¿Los esquemas teóricos de formación son los adecuados para la estructura real del turismo en España?

Aplicando el método de análisis de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades, el Diagnóstico presenta en diferentes cuadros resúmenes de la situación que en estos momentos se observa en la formación turística.
El DAFO presentado se constituye, a su vez, por cuatro DAFOS parciales, que ofrecen una visión multidimensional de la realidad educativa turística española:

•  DAFO conjunto del sistema formativo turístico,

•  DAFO de la imagen existente dé la formación para el turismo,

•  DAFO de la aplicación del Sistema Educativo,

•  DAFO de la organización del proceso de la formación turística.

Finalmente, como último objetivo de este trabajo, el tratamiento del conjunto de la información acumulada y el estudio realizado por medio del proceso secuencial descrito de todos los elementos del SFTE, conducen al establecimiento de un DIAGNOSTICO FINAL de la formación turística, el cual se manifiesta a través de tres planos diferentes:

•  definición del signo o tendencia de las variables básicas del sistema,

•  perfil estructural y perfil coyuntural del cuadro global de la formación,                               

•  estrategias determinantes para el fortalecimiento del sistema.

Señalar lo positivo y/o lo negativo de la formación es interesante, pero no suficiente, sino se explicitan de manera interrelacionada los aspectos que mantienen una tendencia permanente - ya sea favorable o desfavorable -o una tendencia puntual. Por ello en el Diagnóstico, sin modificar su sentido, necesariamente han de establecerse aquellas líneas de política que resuelvan y consoliden la situación.

c. METODOLOGÍA

El diagnóstico que se ha realizado ha sido elaborado considerando un conjunto de variados instrumentos de análisis, que han sido utilizados buscando la homogeneidad de resultados y la identificación de los conceptos investigados.
Para el capítulo número dos, cuadro general del sistema formativo, la fuente principal ha sido el inventario de las enseñanzas turísticas en España. Dicho inventario fue realizado y estructurado en las siguientes partes, explicativas de la situación y censo del sistema educativo:

¨       Análisis de la oferta, estudiando de manera diferenciada

•   la formación superior en turismo

·         la formación profesional en turismo

·         la formación ocupacional y continua

¨       Análisis y diagnóstico de la demanda

·         según la opinión de la demanda             

·         según la opinión de los ex alumnos

¨       Adecuación de la oferta a la demanda, mediante un análisis DAFO

¨       Propuestas de mejora

El inventario permite tener además de un censo cuantitativo de las variables básicas (alumnos, profesores y centros), un registro de la mayoría de las1 escuelas e instituciones que imparten formación para el turismo. A su vez ha desarrollado un capítulo específico de cada nivel formativo, determinando especialmente los problemas, y tendencias que se perciben en cada uno de los grados.

Los procesos metodológicos fundamentales han sido la elaboración de una base de datos en la cual se reflejan las diferentes tipologías de unidades formativas:

•  centros educativos públicos y privados de enseñanza superior,

•  centros educativos públicos y privados de postgrado,

•  centros educativos públicos y privados de formación profesional,

•  empresas e instituciones educativas donde se hayan impartido cursos de formación ocupacional de hostelería y turismo.

Asimismo, para el caso de la formación continua, se ha trabajado en paralelo, con la Memoria de 1996 de las comisiones paritarias de hostelería y de agencias de viajes.
Por otra parte, se hacía preciso conocer la situación de la demanda, para lo cual se entrevistaron primero a 300 empresas del sector a las que se les requería especialmente sobre cualificación de los empleados, valoración de los estudios de turismo y hostelería y utilización de la formación continua; después a 500 ex alumnos sobre repercusiones de los estudios en su vida laboral y valoración de la oferta formativo de TEAT.
El diagnóstico a continuación procede a analizar de manera separada las piezas del Sistema Formativo. Es decir, el estado actual de las cinco modalidades de Formación. El método utilizado ha sido:

•  observar en cada caso el contenido descrito en el Inventario,

•  analizar las consideraciones sobre las diferentes Formaciones que se proyectaban en el Diagnóstico del Sector Turístico realizado por la EOT en 1999,

•  y solicitar a cinco expertos - conocedores de los distintos grados formativos - el balance que manifiesta el área representada por cada uno de ellos.

Se pretende valorar de manera muy sintética e inmediata, cuáles son los grandes problemas que presionan al subsector formativo, y sobre todo, cuáles son las causas de aquellos problemas. Por tanto no interesa su descripción jurídica, ni tampoco los resultados ya que todo ello está recogido en el citado inventario.
Respecto al capítulo número ocho del Diagnóstico "Centros de trabajo y papel de las empresas y asociaciones", el método ha consistido en manejar los datos sobre actuaciones en formación continua, así como en otras modalidades formativas, y valorar las opiniones y consideraciones que han fijado sobre esas intervenciones las encuestas y dinámicas de grupo realizadas. El fin de este capítulo, en la medida de lo posible, persigue proyectar el nivel de compromiso del sector empresarial con la Formación, tanto en lo económico como en la participación en todas las actuaciones y actitudes para el progreso y mejora de la Formación turística que se promuevan; especialmente porque se ha de destacar que toda recuperación y avance en el sistema educativo influirán decisivamente en los resultados de la empresa.
El Diagnóstico, que no ha podido llegar en su totalidad a la información económica dispuesta y devengada para la formación turística, establece a modo de simulación los estados comparados de los cuadros de medios operativos - situación estimada y situación proyectada - que definirían la estructura macro del sistema formativo español.
Es evidente que se asume no sólo el riesgo de equivocación, sino la aceptación de errores de cálculo y de interpretación en algunos de los valores introducidos en el análisis histórico de los medios. Pero es necesario tal ejercicio de posicionamiento, con objeto de poder medir e impulsar la situación proyectada y motivar un mayor esfuerzo por parte de todos los sujetos intervinientes en el proceso (instituciones educativas públicas y privadas, empresas y autoridades competentes en formación) para conseguir introducir nuevos recursos y elementos que favorezcan una mejor dimensión del sistema y, sobre todo, el reequilibrio de la pirámide educacional, uno de los requerimientos más urgentes en turismo.
El trabajo sintetiza de manera ordenada todos los aspectos negativos que se perciben en el análisis del Diagnóstico del sistema educativo:

•  ¿Qué dice en lo cuantitativo el cuadro del sistema?

•  ¿Qué se detecta como negativo en todos y cada uno de los grados?

•  ¿Qué desajuste presenta el aporte o apoyo real de las empresas?

En consecuencia, se lamenta que exista un modelo formativo en crisis, ya que múltiples indicadores valorados establecen la imagen de una situación formativa que debe reconducirse; no tanto porque aparentemente pueda considerarse no suficiente en estos momentos, sino porque ante el reto del turismo en España que ha optado sin ningún tipo de dudas por la excelencia, la eficacia y la sostenibilidad, necesariamente la educación debe mejorar.
La riqueza y amplitud de la información recogida en las diferentes encuestas realizadas, en las entrevistas en profundidad dirigidas a todos los responsables del sector y en las reuniones de grupo celebradas con cada uno de los subsectores productivos, han permitido poder construir un análisis DAFO, en donde está perfectamente justificado cualquiera de los juicios contenidos, ya sean favorables como desfavorables.
El método aplicado se ha apoyado en extraer de los análisis parciales sobre puntos fuertes y débiles de cada uno de los estudios realzados para el Inventario del sistema educativo y para el Diagnóstico del sector turístico español, aquellos juicios más reiterados en las investigaciones, que interpretaban con rigor la imagen, organización y aplicación del sistema formativo y consideraban el estado actual.
Finalmente, se ha establecido un Diagnóstico marco - global y sintetizado - del sistema formativo del turismo español. Para ello se ha considerado oportuno plantear un proceso secuencial de elaboración que se ha desarrollado sucesivamente en tres planos consecutivos:

•  determinar diez variables - tanto positivas, como negativas - que más destacan en la situación actual de la formación turística española,

•  seleccionar diferentes circunstancias estructurales y también coyunturales, de . manera diferenciada, que marcan la situación actual del sistema formativo turístico,

•  y valorar el Diagnóstico por medio de los ocho razonamientos más firmes y reiterados que sobresalen en la investigación, marcando seguidamente las estrategias de mejora y de progreso de la situación descrita.

 

 

Palabras claves: Modelo de Formación Turística
Búsqueda personalizada

Comparte este articulo

Encuesta

¿Qué te gusta más de este portal?