» Artículos » Cárcel de Fuchu en Japón

Cárcel de Fuchu en Japón

LRH Artículos

Japón es una de las potencias más importantes del mundo. Desde la bomba atómica que Estados Unidos tiró en Hiroshima y Nagasaki, en poco menos de 20 años Japón reconstruyó el país y se propuso ser una potencia mundial.
Quizás analizar el sistema carcelario, un lado extremo, pueda dar cuenta de la mentalidad de los japoneses; qué es la productividad, el orden, el control y la autoridad.
La cárcel de Fuchu en Japón, es una prisión militar. El director de la misma Masaaki Fukuhara dice que lo principal para la mejor convivencia en el penal sino para su reinserción social de los condenados como personas productivas.
La mayor parte de los presos de Fuchu son reincidentes: narcotraficantes (en su mayoría extranjeros) ladrones y asesinos. Los que menos, cumplen condenas por 5 años.

carcel-fuchu
Un prisionero trabaja con un martillo fabricando un zapato.

Al llegar a la prisión los condenados deben leer un manual de 40 páginas sobre las reglas en la prisión. Saltarse las normas, conduce a una serie de castigos que van desde advertencias verbales, castigos y penalidades. Es entrar en el “sistema de castigos”. Las penalidades  pueden ir desde privaciones de beneficios, hasta celdas de castigo atados de pies y manos con la boca tapada o sentarse en una silla durante 6 meses a mirar una pared en blanco. Puede repercutir en la extensión de la condena o pérdida de la libertad condicional.
La mayor parte del tiempo los presos lo pasan fuera de las celdas. Ninguno de los guardias o jefes de la prisión tiene armas de fuego; sólo llevan un kebo o cachiporra. Si bien todos los guardias son cinturón negro de Kendo y Aikido, las incidencias que han tenido han sido prácticamente nulas.
Al llegar tienen un número que los extranjeros deben aprender en japonés.

carcel-fuchu2
Los presos trabajan 8 horas al día, en trabajos que requireren destrezas, manipulando herramientas diversas, numerosos elementos cortantes, martillos y hasta una pequeña hacha. Las autoridades aseguran que nunca ha habido un acto de violencia hacia un guardia.
El control mental es una de las herramientas que utilizan en esta cárcel para controlar a los individuos que cumplen una condena. La energía física y mental para cumplir con las obligaciones diarias es tanta, el control es máximo que a nadie se le ha ocurrido atacar a un guardia, o a un compañero. Nada menos que 350 guardias tienen contacto directo a diario con los presos.
Al levantarse, los presos deben recoger su cama estilo militar (la frazada doblada en 4) y sentarse en una silla de frente a la puerta en posición de loto. Sólo cuando les dan una señal pueden hacer sus necesidades, peinarse o lavarse los dientes. Luego marchan por las instalaciones en formación militar con los brazos y piernas en 90° y cantando.
Los presos de Fuchu tienen 15 minutos para comer y está prohibido hablar entre sí. Los que trabajan de pie tienen un menú de 1600 calorías, el menú A. Los que trabajan sentados el menú B de menos calorías, y los que trabajan en sus celdas el menú C de menos calorías que el anterior. Después de almorzar tienen 8 minutos para conversar, leer el diario o jugar una partida rápida de ajedrez.

carcel-fuchu3
Un preso lee un libro de la biblioteca en un rato de ocio en su celda. No se les permiten estar sin hacer nada en la celda.

En las celdas está prohibido mirar por la ventana o apoyarse sobre la pared, cualquier actitud o pose de distracción o de vagancia es rechazada. Se debe estar leyendo, escribiendo, o haciendo algo productivo en el escritorio.
Todo está cronometrado, controlado y reglamentado. Pero al director japonés no le alcanza que se cumplan las reglas. Para lograr una actitud mental en consonancia con todas las normativas de la cárcel es necesario estar motivado.
Además de marchar estilo militar a través de las instalaciones, los presos deben hacerlo con alegría y energía. Al igual que antes de empezar a trabajar, realizan unos canticos motivadores, palmas, 5 minutos de flexiones y es obligaorio ir corriendo con alegría a sus puestos de trabajo.
Existen 4 escalafones de presos, a los que van ascendiendo depende su motivación, acciones productivas (pedir libros a la biblioteca, trabajar correctamente). Entonces más relajado se vuelve el reglamento.

Trabajo y ocio en prisión

En Fuchu los presos trabajan 8 horas diarias, seis días a la semana. El trabajo es exigente, fabrican portaretratos, libros, chequeras, zapatos finos, calderas. Deben cumplir con un número de productos por semana y por mes. El tipo de trabajo les toca por sorteo, no importa que prefieran hacer una cosa u otra. Ese trabajo conlleva al pago de un salario que en dos años pueden ser 6 u 8 dólares que vuelve al sistema cuando les descuentan peines, cepillos de dientes o pasta dentales que corren por cuenta de los presos. Deben recitar los 5 principios antes y después comenzar a trabajar.
Una vez al año organizan las olimpíadas de Fuchu y realizan obras de teatro o traen cantantes para shows en directo.

Extractos del Reglamento de la cárcel de Fuchu
Prólogo
A partir de hoy está Ud. preso en la cárcel de Fuchu donde cumplen condena y han de convivir más de 2000 personas. Por eso han de reinar el orden y la disciplina pues es inconcebible que cada cual haga lo que le venga en gana. Esto nos impulsó a definir una serie de reglas más numerosas de las que rigen en la vida normal. Si no desea meterse en problemas depende de Ud. leerse este manual hasta el final. Esperamos que este manual le permita cumplir su pena sin percances y que cuando salga de esta cárcel pueda reinsertarse en la sociedad.

Capítulo 2. Reglamento general

El egoísmo no tiene cabida en la vida en grupo. Hay que mostrarse educado y respetuoso con los demás. Hay que aprovechar el encarcelamiento para reflexionar sobre los actos pasados y construir proyectos para el futuro. Aunque no especifique a qué este reglamento hay que obedecer siempre a los guardias.

Capítulo 10. Comportamiento y recreo.

Apartado 3: Actividades deportivas y fiestas
Para entretener a los presos y hacerles la vida más amena, pero también para desarrollar a través de las actividades colectivas el sentido de al disciplina,  el espíritu de cordial entendimiento y el sentido de la responsabilidad se organizan periódicamente sesiones de cine y de teatro. Así como competiciones deportivas.
Se recomienda activamente participar en ellas. Durante estas fiestas están prohibidas las salidas de tono como abuchear, aplaudir, reirse o gritar en exceso.

El documental completo acerca de la cárcel de Fuchu se puede ver en este video.

Portal con artículos e información de actualidad sobre la gestión de RR.HH. en las organizaciones. En línea desde 2005 en forma ininterrumplida.

Acerca de LRH

2 comentarios en 'Cárcel de Fuchu en Japón'

  • 11/04/2018
    kael:

    Depende de nosotros los ciudadanos proponer estos proyectos… muchas empresas privadas pagarian mucho por la mano de obra a bajos precios.. los jovenes emprendedores podriamos proponer estas iniciativas con el fin de pruducir mas y tener menos criminales en el pais..

    Responder
  • 13/07/2017
    Xinn:

    Así debería ser aquí en Costa Rica!!
    Necesitamos otro gobierno definitivamente. ??

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *