» » Aislada, mirando a la pared y en medio de suciedad

Aislada, mirando a la pared y en medio de suciedad

LosRecursosHumanos.com 31 de julio del 2005 Artículos

Las últimas estadísticas publicadas revelan que uno de cada cinco trabajadores en España sufre acoso laboral. Cuando eso ocurre, el sentido de la dignidad de la persona que sufre el acoso queda zapateado. Esto le sucedió a M. J. P. B., quien fue maltratada en una empresa de piensos, ubicada en la provincia de A Coruña. El caso lo revela el informe elaborado por el inspector de Trabajo encargado del caso. Así lo describió: «En el más pequeño de los cuartos, llamado de etiquetas, aproximadamente de 2 por 3,5 metros, se encontraba la trabajadora en situación de aislamiento con respecto al resto del personal. Estaba sentada en una silla frente a una pared. El mobiliario del cuarto se completaba con una estantería metálica (…) y un pequeño frigorífico donde el veterinario deposita los productos que necesita.
El polvo se distinguía fácilmente en las paredes, la estantería, la nevera e incluso la puerta (aunque la empresa declara que una vez por semana se hace la limpieza). El cuarto carece de teléfono o cualquier tipo de material de oficina. Tampoco tiene calefacción.
El frío en el lugar se percibe al entrar en la habitación y ello pese a que en el exterior el día no era frío, motivo por el cual la trabajadora se encontraba vestida con calcetines, unas medias de lana, pantalones, un polo de punto, dos chaquetas de lana, un chal, una bufanda y una manta sobre las piernas.

Aislamiento
El lugar estaba iluminado con un fluorescente. (…) El cuarto sólo disponía de una ventana de reducidas dimensiones (70 por 70 centímetros aproximadamente) situada a una altura de 1.70 metros sobre el nivel del suelo. (…)
En el momento de la visita, la trabajadora reordenaba los archivos de facturas de años anteriores, según manifestaron ella misma y el gerente y apoderado.
Llevaba realizando estas tareas en este lugar desde el 2 de marzo, fecha en que la trabajadora se reincorporó al trabajo terminada la situación de incapacidad temporal ocasionada por una gripe.
Según lo manifestado por el gerente, su trabajo consistía en recoger la documentación del archivo de años anteriores para hacer un análisis de la evolución de los precios de las materias primas desde el año 61 hasta la fecha y con posterioridad efectuar una estadística. (…) Como únicos utensilios de trabajo tenía un archivador viejo lleno de los papeles mencionados y otra carpeta donde los volvía a meter una vez ordenados. La impresión que causó este trabajo a los inspectores actuantes era que, básicamente, los papeles salían de un lado y volvían a meterse en otro».
Los inspectores que redactaron reconocieron que la situación era de acoso. Y M.J.P.B. la sufrió porque el que había sido su patrón durante 23 años se deshizo de la empresa y el nuevo propietario quería despedirla y para ello utilizó la táctica de acoso. Con una multa de 500.000 pesetas, la inspección de Trabajo zanjó la situación.

Etiquetas:

Ningún comentario en 'Aislada, mirando a la pared y en medio de suciedad'

Deja un comentario